Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • 2018.

    ¿El derrotismo que parece invadir nuestra sociedad tiene remedio? Cada día nos vemos sometidos a noticias y más noticias que corroen la moral social, sin que exista más opción que esperar a la próxima y ver cómo nos bandeamos aguantando el temporal, y esperando que no se convierta en huracán.

    ¿Cuál es el remedio que, aparentemente, pone en marcha nuestro Gobierno para capear el temporal? Además del de siempre, es decir esperar y ver, la Vicepresidenta del Gobierno sale por peteneras y habla, sin que la cara se le caiga de vergüenza, de “apostar por una regulación de la libertad de expresión de los medios de comunicación”. Es decir ojos que no ven, corazón que no siente, y Dña. Carmen se queda tan ancha después de meterle un rejonazo teórico, de momento y esperemos que durante mucho tiempo, a una de nuestras libertades básicas.

    Hombre, dos Ministros caídos en poco tiempo y dos más en capilla, estos últimos por mentir, la una, y por una fiscalidad no ejemplarizante el otro, son casi un record que revelan que el departamento de personal no ha hecho bien su trabajo. ¿Cuál puede ser la solución, si la hay? La de siempre, es decir una Comisión de Investigación, no parece que pueda dar solución alguna, visto lo que ha pasado y lo que está pasando tanto en el Congreso cómo en el Senado.

    Cómo si hacemos lo de siempre obtendremos lo de siempre, habrá que teorizar sobre algo que, sí se ha hecho, no es demasiado frecuente. Se trata de crear una Comité de naturaleza temporal, formado por un representante de cada uno de los Cuerpos y Fuerzas de la seguridad del Estado, un tercero del CNI y un cuarto de la Fiscalía para que señalen cual o cuales, son los responsables, en la Administración General del Estado, en la Administración de Justicia, en la Policía, en la Guardia Civil, en las FF.AA., en el Congreso, en el Senado, en el Gobierno y en todos los sitios en donde se maneje dinero, poder o influencias, de la situación de desmoralización en la que vive nuestro país. Cuando el Presidente del Gobierno, reciba el informe que será secreto, todo el tiempo que sea posible, se actuará o no, lo que es lo más probable. Visto lo visto la situación no invita al optimismo.

    Naturalmente, sí se quiere, todo lo anterior puede hacerse sin tantas alharacas a través de todos los Órganos de control que tiene el Estado, que son legión, pero sí no se hace de esa manera habría que intentar hacerlo de otra, un poco más melodramática, o de las dos maneras conjuntamente que, en principio, parece la más coherente.

    Nuestro país necesita una sacudida, cómo la del Plan de Estabilización o la de los Pactos de la Moncloa (no es sostenible que cada año se pidan prestados de 30 a 40.000 millones de euros para ir tirando) con el objeto de sanear la economía, de cambiar el modelo productivo e ir a cosas de más valor añadido, de aumentar los sueldos y de tomar medidas contra la despoblación. Pero esta sacudida no será sin costes, y no hay ni ganas, ni tiempo, ni tal vez dinero para abordarla.

    Las escuchas telefónicas que alguien ha puesto en circulación, él sabrá con que finalidad, revelan un mar de fondo en algunas Instituciones básicas de nuestro Estado que no auguran nada bueno sí, quien corresponda no le pone remedio, y para ello hacen falta información y ganas. La información puede obtenerse, sí es que no se tiene ya, aunque a lo mejor conviene hacerse de nuevas, y las ganas son ya harina de otro costal.

    Además económicamente, esto ya comienza a no ser lo que era, y los hombres de negro vendrán, sí nuestros hombres de gris no hacen bien su trabajo. Entonces será el llanto y crujir de dientes, se acabará el déficit excesivo y a cambio habrá pobreza excesiva. Pero tal vez se olviden los males de fondo y todo volverá a su sitio un tiempo después.

                                                              

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook