Blog 
Mirar y ver
RSS - Blog de Manuel Cores Espiñeira

Archivo

  • Dña. Cristina y su máster.

    Posiblemente lo único verdadero del expediente del máster de Dña. Cristina Cifuentes sean las dos anotaciones de “no presentada” que, por un error, figuraban en su expediente. A partir de ahí toda es mentira, y claro, cuando se tapa algo, y la manta es muy pequeña, también se destapa algo.

    Asombra la capacidad de mentir tanto de Dña. Cristina, cómo de algunos próceres de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) .A Dña. Cristina le quedan dos telediarios y a los próceres les quedará, al menos, la vergüenza de su comportamiento, suponiendo que ese sentimiento no les sea ajeno. Será interesante comprobar la futura, o futuras colocaciones que tendrá la ex Presienta, después de pasar la penitencia de ocupar un puesto sin demasiada relevancia pública. También cabe la posibilidad, sí es bien mandada, de sustituir la penitencia por una autocrítica, o por el silencio, pasar página y a otra cosa mariposa. Por cierto la URJC queda tocada en su prestigio, y los másteres tendrán que renovarse para que esta vergüenza, propia y ajena, no vuelva a ocurrir, al menos, tan fácilmente.

    También es curioso el comportamiento de los partidos políticos. De los aplausos, besos, caricias, adhesiones inquebrantables y demás muestras de afecto, cariño y apoyo, pasaremos a ver al Sr. M. Rajoy incluir a Dña. Cristina dentro del grupo, cada vez más numeroso, formado por “ esa persona por la que Vd. se interesa “, y es que sic transit gloria mundi, y perder Madrid no es una opción que se baraje.

    Ciudadanos ha apostado fuerte, otra persona del PP, pactada, para sustituir a Dña. Cristina o apoyo a la moción de censura. Naturalmente formar un tripartito, y gobernar con el PSOE y con Podemos, no es una opción que entusiasme a Ciudadanos. Además todavía está fresca la falta de apoyo de Podemos al acuerdo entre Ciudadanos y PSOE para formar Gobierno en España. Abril de 2016 es una fecha tan cercana o tan lejana como convenga, y en este momento conviene alejarse de compañías que podrían tener efecto tóxico en las próximas elecciones generales, ahora que se presentan tan bien para Ciudadanos, que puede mirar a derecha, PP, o a izquierda, PSOE, para formar el próximo Gobierno de la Nación. Podemos no entra en sus planes, pero la palabra empeñada hay que cumplirla, salvo que se admita que te la restrieguen por la cara, tanto por la derecha cómo por  la izquierda durante el tiempo que convenga. Aquí tenemos nuestro particular Juego de Tronos en donde la Política, así con mayúscula, se ve en toda su complejidad.

    Lo dicho, dos telediarios para Dña. Cristina, dientes largos en el PSOE y Podemos que, todo indica que no van a necesitar, y un ganador, Ciudadanos, que se presentará cómo cumplidor de la palabra empeñada, cómo campeón de la lucha contra la corrupción, cómo un firme defensor de la unidad nacional, y además con gente guapa. La cosa promete, y las debilidades de la falta de cuadros así cómo la escasa implantación territorial, que le atribuyen, se solventarán con el pase, con armas y bagajes, de los medios de otros partidos que por fin, albricias, ya encontraron su lugar.

    Y nuestra Universidad ¿cómo queda? Desde luego bien no y es que, tal vez, cantidad y calidad no se compaginen tan bien como fuera de desear. Naturalmente todos tienen derecho a estudiar con independencia de su situación económica, pero sí los títulos se devalúan se necesitará “algo más”, los másteres y doctorados, que sí también se devalúan dejaran fuera de juego a quienes no tengan posibilidades de ese “todavía un algo más” que los diferencie del común. Pero, siempre hay un pero, ese  “todavía un algo más” ya no está al alcance de la mayoría, ni de la mayor parte de la inmensa minoría. Los títulos sin valor son un ataque a la igualdad de oportunidades y al ascensor social que, mal que bien, ha venido funcionando. Naturalmente sí el ascensor no baja tampoco puede volver a subir. 

    En otros tiempos el dicho “quod natura non dat, Salamantica non praestat” se cumplía con las excepciones de rigor, pero en estos tiempos la cosa no está tan clara. Solamente hay que ver la saga de apellidos que se repiten en muchos, muchísimos, sitios a los que, aunque algunos llegan, no es fácil estar allí sí no se tienen. Además hay un hecho nuevo y es que al aumento de la desigualdad social se suma la creación de una nueva clase hereditaria, de patricios, formada por la aristocracia del dinero, del poder, del saber, o de una mezcla de esas cosas, en las proporciones adecuadas, que son conscientes de que una vez arriba la cosa ya está hecha, salvo patinazos cómo el de Dña. Cristina Cifuentes o el de D. Iñaqui Urdangarin.

    Y los responsables de éste asuntillo de la URJC ¿qué? Pues muy bien, gracias. La endogamia, la autonomía universitaria y la cadena de favores harán su trabajo, y la cosa terminará con daños, controlados y asumibles. Al tiempo y que Vd. lo vea.

     

     

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook