Blog 
Perspectiva desde Gijón
RSS - Blog de Francisco Garcia Redondo

El autor

Blog Perspectiva desde Gijón - Francisco Garcia Redondo

Francisco Garcia Redondo

Profesor de Geografía e Historia

Sobre este blog de Gijón

Crítica constructiva sobre la candente actualidad. Archivos 2008, 2009 Y 2010: http://blogs.lne.es/pacoredondo/


Archivo

  • El patatús

    El patatús

     

    Asturias, camino de vaciarse como Lugo entre planes y sub-planes 

     

       En este siglo XXI cada año llegan casi 100.000 nuevos inmigrantes de otras comunidades autónomas a Madrid, a pesar de la carestía de los pisos, en busca de mayores salidas laborales. En los años 60 y 70 España vivió el mayor flujo demográfico interno de su historia: el éxodo rural. El campo se mecanizó y bastantes millones de familias marcharon hacia las ciudades buscando un empleo en la industria, comprando un piso en un barrio, eran los años del primer coche y el primer televisor (en blanco y negro). Este movimiento aumentó la urbanización en torno a los polos de desarrollo regionales y las capitales de provincia, menguando los pueblos. En las últimas décadas, el comercio, la administración y el turismo han tomado el relevo al decreciente sector secundario, y la capital nacional y las capitales de playa y fiesta concentran la recepción de nuevos pobladores; casos, además de Madrid, de Barcelona hasta hace unos años, Valencia, Málaga, Murcia, Alicante, Palma de Mallorca o Las Palmas de Gran Canaria.

       Recientemente se acentúan dos tendencias. La primera ya no son los municipios centrales los que ganan población, sino el área metropolitana alrededor, hablamos de Badalona, Jerez, Móstoles o Alcalá de Henares con más de 200.000 habitantes. La segunda, no solo se van vaciando pueblos pequeños, sino también centros comarcales de servicios y capitales de provincia pequeñas. Se habla mucho de la inmigración exterior, proveniente del norte de África –de religión musulmana y tradición machista-, Europa del este, miembros de la UE, y sobre todo del área andina, por afinidad cultural. Hay que añadir a esta realidad la baja natalidad española, muy baja en las provincias envejecidas interiores o del noroeste, montañosas o periféricas, rurales o industriales. Provincias como Teruel, Soria, Lugo, Ourense, Zamora o Jaén caen en un círculo vicioso: como tienen poca población tienen pocos servicios, y como tienen pocos servicios la gente se va y tienen poca población. Ahora se suma decidida Asturias.

       El primer gran error de los políticos que hablan de frenar el despoblamiento rural, o urbano, o el calentamiento climático es pensar que la realidad se cambia por decreto (con plan estratégico, por supuesto), lo cual es como nadar contra la corriente. O con mayor gasto (con dinero ajeno, por supuesto), como tirar agua a un pozo sin fondo. El planteamiento debería ser el contrario: adaptar las normas y las inversiones a la realidad evolutiva. La provincia de Lugo ha pasado de 492.000 habitantes en 1960 a los 330.000 actuales. En el caso de Asturias tenemos una situación pintoresca. Un gobierno con 44 directores generales preocupados por imponer el bable porque ha dejado de hablarse en los últimos siglos, boicotear las centrales térmicas, los coches, las fábricas, y el turismo. Pero eso sí, campeones del mundo en subir impuestos y subsidios, en la transición energética y la desindustrialización exprés, no vaya a ser que aumente la temperatura uno o dos grados durante el siglo XXI, el capitalismo no colapse, y les dé un patatús.

    (Adaptado del artículo publicado en papel en La Nueva España de Gijón) 

    - Página en facebook: Asturias nos gusta 

    - Cuenta en Instagram: @paco_g_redondo

    - Cuenta en Twitter: @pacoredondo

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook