Blog 
POESÍA DESBOCADA
RSS - Blog de Lauren García

El autor

Blog POESÍA DESBOCADA - Lauren García

Lauren García

Letraherido ferviente de sangre y castigo.

Sobre este blog de Cultura

Este espacio aboga por la inmediatez de la poesía y la literatura. Una apuesta por la creación poética como parte inherente del mundo; la propiedad insalvable de la voz en esencia pura e incorruptible.


Archivo

  • 16
    Agosto
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Cultura Oviedo

    El libre discurrir de las palabras en Caballero Bonald

    En la impecable trayectoria literaria de José Manuel Caballero Bonald resulta una joya un tanto oculta "Anatomía poética", en la que los versos y la prosa poética del autor de Jerez toman cuerpo y se asientan admirablemente en las imágenes del pintor tinerfeño José Luis Fajardo. El resultado es un libro envidiable de continente y contenido de dos almas libres y paralelas. El periodista y escritor Juan Cruz es taxativo al prologar el libro con todo el grado de relumbrón que merece, sosteniendo que "El resultado es deslumbrante, una mano que se agarra a otra y pasea hacia la raya roja del horizonte buscando una salida como de aire caliente, de trópico y cueva encarnada, un libro en el que se ponen a dialogar (con palabras que parecen bóvedas y con dibujos que parecen selvas) los personajes que uno y otro tienen en la cabeza. " Esta obra pone de relieve la capacidad de agudeza del retratista de seres humanos que atesora Caballero Bonald, con todos sus vicios virtudes, cualidad tan bien expresada en su última publicación "Examen de ingenios". Con toda la potestad que solamente otorgan las palabras para mostrar en un espejo clariforme a glotones, rencorosos, viajeros, impostores, solitarios, prepotentes, aduladores, necios y demás ralea. Personajes literarios que huyen de su acomodo y personas reales trasmutadas en literatura .Dos libros en uno gracias a la química establecida con las ilustraciones de Fajardo que apelan a la desobediencia de las palabras. Una escritura que demuestra lo que pesa la vida en el aire.

     

    PERTINACIA DEL ÁGUILA BICÉFALA

    El taxidermista dedicaba

    mayormente las

    mañanas a la búsqueda de

    prototipos del reino animal

    cuya rareza fuera de algún

    modo aprovechable. Salía

    de su albergue con las

    primeras claras, provisto

    del instrumental adecuado:

    podaderas, cucharas,

    guadañas, cuchillos, cepos,

    tirachinas.... Prefiría merodear

    en solitario por los caminos

    forestales, los espacios

    protegidos y los parajes

    frecuentados por el lobo,

    pues nunca había previsto la

    eventualidad de intervenir en

    ninguna grosera asamblea

    cinegética. Su última pieza

    cobrada resultó ser un águila

    bicéfala, una anomalía

    ornitológica a medio

    camino entre las trampas

    de la biología y la estupidez

    heráldica. Vaciada de vísceras,

    tan rara ave era más bien

    un informe bulto negro, un

    trapo emplumado y pringoso

    difícilmente equiparable

    a ningún volátil. Pero el

    taxidermista no lo dudó ni

    un momento: donaría aquel

    agilucho disecado al museo

    de la historia universal de la

    infamia.

     

    VARIANTE URBANA DE LA HIENA

     

    El delator suele vagar por

    parajes preferentemente

    opacos y practicar su

    oficio entre las indiscretas

    angosturas de la noche. Elige

    a sus víctimas sin excesiva

    minuciosidad, sólo fijándose

    en la palpitación que

    persevera en las sienes de los

    que nunca se han atrevido

    a responder a los agravios.

    No lo acompaña nadie,

    excepto la multitud. Gusta

    de merodear por los parques

    taciturnos, las salidas de

    los teatros y los vestíbulos

    de los hospitales. No duerme

    nunca, no habla nunca. Luce en

    la mandíbula el estigma

    incongruo de la ira, el cual

    va provisto de drenaje para

    la evacuación de fluidos

    inmoderados, y tiene

    condecoradas las palmas

    de las manos con sendas

    medallas de sangre. Su misión

    no es la del exterminador sino

    la del cómplice del verdugo.

    Dicen que aún quedan

    ejemplares de esa variante

    urbana de la hiena en muy

    reconocibles enclaves de la

    geopolítica.

     

    CABALLERO BONALD- FAJARDO. "ANATOMÍA POÉTICA"- CIRCULO DE TIZA 2014

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook