Blog 
PsicoactivaMente
RSS - Blog de Olaya y Alejandro

El autor

Blog PsicoactivaMente - Olaya y Alejandro

Olaya y Alejandro

Olaya Begara (Corvera) y Alejandro Bascoy (Avilés), psicólogos.

Sobre este blog de Salud

Una mirada a la vida cotidiana desde el apasionante mundo de la psicología.


Archivo

  • 14
    Enero
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Oviedo salud

    El drama de la autoayuda

    Si eres un asiduo a las redes sociales, seguramente ya hayas visto esta entrevista de Andreu Buenafuente a Rafael Santandreu, un escritor de libros de autoayuda que, por lo visto, también tiene un título universitario en Psicología. El presentador catalán no tarda en dejar en evidencia a su invitado, que previamente había redactado toda una entrevista con preguntas y respuestas para no tener que afrontar la incertidumbre durante los 15 minutos de entrevista. Sí, ese mismo que, seguramente, te hablará en su libro sobre la importancia de 'salir de tu zona de comfort'.

    Que los libros de autoayuda no son más que literatura barata, psicología de la más baja calidad en el mejor de los casos, es algo que ya sabemos. Sin embargo no es esta cuestión lo más preocupante de los libros de autoayuda, si no su función: la razón por la que estos libros existen.

    Los libros de autoayuda son un reflejo de cómo la sociedad actual administra los problemas de los individuos y el lugar en los que ponen la causa de esos problemas. Es el triunfo del sistema actual en el que estamos. Ese sistema que deposita el 100% de la responsabilidad de nuestro triunfo en nosotros mismos. Ante el fracaso ya no existen las revueltas sociales, ahora la revuelta es contra uno mismo. Y la solución a los fallos del sistema económico, social y laboral ya no se situan en la economía, la sociedad y el servicio de empleo, ahora se sitúan en el individuo, alcanzando cotas de crueldad nunca vistas, hoy el ser humano es más 'ser' y menos sociedad que nunca.

    El sistema no es cuestionado en ningún momento, porque ese mismo sistema nos ha enseñado a cuestionarnos a nosotros mismos. Nos ha dicho que todos podemos ser Amancio Ortega, que depende de nosotros, y que si no lo conseguimos es culpa nuestra, que no hemos sabido 'vender nuestra marca', o que 'hemos vivido por encima de nuestras posibilidades'.

    La autoayuda no sirve para nada. Pero cumple una función, la de purgar la autoculpa que la sociedad impone al individuo ante un fracaso. Ahora los problemas sociales, económicos y laborales no son asuntos de la sociedad, la economía y la política, si no más bien asuntos personales.
    Ahora las revueltas sociales son revueltas contra uno mismo. Las luchas obreras de principio de siglo son impensables en 2017, no porque los derechosdel obrero sean la panacea, si no porque ahora se le dice al obrero que la culpa es suya, que no sabe 'explotar su marca'. Ese es el mayor drama de la autoayuda:
    su razón de ser.

    Donde ayer había protestas, revueltas y manifestaciones; hoy hay librerías llenas de libros de autoayuda. De los que te venden que puedes ser feliz aunque seas un fracasado. De los que pactan entrevistas en televisión mientras te animan a 'salir de tu zona de confort'.

     

    Alejandro Bascoy

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook