Blog 
Susu in the sky
RSS - Blog de Susana Moll Sarasola

El autor

Blog Susu in the sky - Susana Moll Sarasola

Susana Moll Sarasola

Soy cantautora y madre de dos hijos.

Sobre este blog de Sociedad

En este espacio me gustaría tratar temas de diversa índole. Me interesan tantas cosas!


Archivo

  • 15
    Mayo
    2020

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    SOCIEDAD Oviedo

    Las drogas son muy malas, cariño.

    Las drogas son muy malas, cariño.

    Ayer noche, mientras miraba con mi hijo pequeño Karate Kid (2010), la versión protagonizada por Jackie Chan y Jaden Smith, me encontré francamente mal. Al dolor del periodo que arrastré durante todo el día se añadió algo de fiebre y dolor muscular.

    Me dolía tanto el estómago que pensé que tal vez había llegado el momento de vérmelas con el virus. La poca gracia que me hace enfrentarme a ese cabrón. Reconozco mi miedo y no me avergüenzo en absoluto de él. 

    Por ello, últimamente detesto a los epidemiólogos que mencionan las bondades de la inmunidad de rebaño desde sus bunkers personales.

    ¡Vaya jetas! Que lo pillen ellos y luego nos hablen de rebaños y de lo que quieran.

    Como muchas españolas, no soy ninguna jovencita. Además, vivo sola. Mis hijos van y vienen en régimen de custodia compartida. Hay semanas que estoy completamente sola con mi perra y mis gatas, y otras me vuelco en cuidar de los chicos para compensar esos días que los echo tanto de menos.

    Me consta que el virus se ha llevado por delante a mujeres más jóvenes que yo.

    Caer enferma es un tema que no descarto en absoluto y más como madre de un adolescente. Por mucho que yo me cuide estoy expuesta y dependo totalmente de la responsabilidad de mi hijo de dieciocho años. De la de él y de la de su novia que pasa largas temporadas con nosotros. Pero no puedo añadir a mis tareas también la de detective.

    El mayor me asegura que cumple con las medidas de prevención: horarios, mascarilla y distanciamiento social. Pero tras dos meses de confinamiento estricto es difícil parar los pies de los adolescentes ávidos de calle y distensión.

    En el transcurso de la película mi hijo pequeño empieza a hacer todo tipo de flexiones y abdominales.

    Les daré una paliza, asegura. Voy a ponerme tan cachas como esos. Mira mami, ¡mira mis músculos!

    Miro de reojo sus aún apenas abultados bíceps y acurrucada desde mi manta le aliento. A pesar del dolor, del miedo, a pesar de sentirme más sola que la una y de que por un momento se me salten las lágrimas de impotencia.

    ¿Qué te pasa, mami?

    Me duele la barriga cariño pero enseguida se me va a pasar, no te preocupes.

    Claro que puedes llegar a estar tan fuerte como ellos, mi amor. Sólo tienes que entrenar un rato cada día.

    Ahora están en el combate final pero mi hijo sigue a lo suyo, haciendo ejercicios.

    ¿Lo hago bien mami?

    Me enseña cómo hace diez flexiones sobre la alfombra.

    ¡Muy bien! Llegas muy abajo y con la espalda recta. Eso no es nada fácil.

    Busco en mi móvil y le enseño una foto de cómo está Jaden Smith a día de hoy.

    Mira cariño. A veces tener tanto es un problema porque no lo valoras

    ¡No es él!

    Da pena verlo todo demacrado, ¿verdad?

    Que no es él, mamá.

    Sí lo es, cariño. Las drogas son muy malas. Aléjate siempre que puedas de ellas.

    ¿Qué es peor mami, la droga o el virus?

    ¿Vemos el final de la peli? En mi época eso de comentar en medio de una peli era un sacrilegio. Pero es verdad que esta ya la hemos visto al menos cuatro veces.

    Muchas más, mami.

    Se sienta a mi lado. Parece que el dolor me ha dado una pequeña tregua. Cruzo los dedos.

    En pantalla un primer plano de Dre, el personaje principal. Le han roto la pierna pero ha decidio seguir luchando y ahora se concentra y utiliza el ataque de la cobra para dominar la mente de su contrincante.

    Las dos cosas son malas y pueden hacer mucho daño. Seguro que sus papás también se lo decían pero él no debió escuchar.

    No puede ser él.

    Sí, cariño, sí lo es.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook