Blog 
Susu in the sky
RSS - Blog de Susana Moll Sarasola

El autor

Blog Susu in the sky - Susana Moll Sarasola

Susana Moll Sarasola

Soy cantautora y madre de dos hijos.

Sobre este blog de Sociedad

En este espacio me gustaría tratar temas de diversa índole. Me interesan tantas cosas!


Archivo

  • 18
    Octubre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    SOCIEDAD Oviedo

    ¿Quiénes son esos vándalos?

    ¿Quiénes son esos vándalos?

    Nerón tocando la lira mientras arde Roma.

    Muchos vecinos que residimos en el centro de la ciudad condal llevamos varios días atrincherados en nuestras casas preguntándonos quiénes son esos malvados encapuchados que incendian las calles y lanzan objetos con ácido a los mossos.

    Desde el Govern se está intentando desvincular los actos violentos nocturnos de las manifestaciones pacifistas que se producen durante el día. Manifestaciones en su mayoría pacíficas en contra de las sentencias dictadas por el Tribunal Supremo a los políticos presos. Y es cierto que son escenarios distintos pero a mi entender hay un nexo de unión.

    Sin embargo, Torra mira hacia otra parte para no manchar el buen nombre del independentismo.

    Desde hace algunas noches cientos de adolescentes que creen defender la democracia prenden fuego a las calles de Barcelona unidos en guerrillas urbanas y causando verdaderos estragos a sus vecinos.

    Creen que tanto los mossos como la policía nacional están comprados por el Estado. Y por ello les atacan. Hoy se espera la llegada de jóvenes venidos de Francia, Italia y el País Vasco.

    En estos momentos los verdaderos pacifistas somos los vecinos que tenemos que reparar los destrozos que causan las trincheras y los fuegos de los más radicales.

    Duele ver los restos de coches y motos calcinados, los portales chamuscados, los adoquines de algunas calles arrancados del suelo y los montones de plástico de los contenedores sobre las preciosas baldosas de Antonio Gaudí en el Paseo de Gràcia.

    Por la mañana nadie comenta los acontecimientos de la noche en un vano intento por aparentar lo que a mí me resulta una falsa normalidad. Preferiría una y mil veces que la gente expresara su indignación en vez de mirar hacia otro lado.

    ¿Por qué lo hacen? 

    Muchos son chavales adolescentes que desaparecen de casa durante horas tras decir, me voy a casa de Fulanito. Y salen con el casco y con las gafas de esquiar para resguardarse del humo de las hoqueras. Algunos padres tal vez ni se enteren. 

    De entrada van en actitud pacífica pero luego se toman unas birras y las cosas se complican.

    Está claro que unos son más violentos que otros. No digo que no haya profesionales de la guerrilla urbana italiana aleccionándoles. Pero la mayoría son de aquí y forman parte del independentismo más radical. A unos les va lo de encender la llama, a otros lo de arrancar adoquines, otros arrasan con todo lo que encuentran a su paso; terrazas, cajeros, señales de tráfico, están también los que simplemente hacen de bulto y corren y tiran cosas a la policía. No deben ni imaginar que lo que hacen es un delito. Su causa es la lucha por la democracia en mayúsculas y además les divierte.    

    Algunos vecinos salen a la calle indignados a apagar los fuegos que los descerebrados prenden y terminan a su vez agredidos e insultados por los más violentos.

    Se viven escenas de miedo al ver que muchos coches arden, y al observar impotentes cómo las llamas se acercan demasiado a las casas.

    Afortunadamente los bomberos hacen todo lo que pueden y llegan a tiempo para sofocar muchos de estos desastres.

    Los mossos no dan abasto. En estos momentos hay varios agentes heridos, uno de gravedad.  

    Suele ser a última hora cuando, como si se avecinara un huracá, cientos de encapuchados con bambas de pago, críos mal educados que no valoran lo que tienen, salen a la calle a sembrar el caos.

    Llegaron incluso a disparar a un helicóptero, como en el GTA, un famoso videojuego para jóvenes donde uno puede abatir aviones a destajo. Menos mal que por ahora no hemos tenido que lamentar pérdidas humanas.

    Creen luchar por la libertad y están convencidos de que la policía es fascista. Consideran que las leyes no tienen por qué cumplirse que deberían poder cambiarse sin más. Lo han aprendido de sus propios líderes políticos y en sus centros educativos no han hecho más que reafirmarles en estas mismas ideas.

    Este es, sin duda alguna, el lado oscuro y no reconocido del independentismo. La rabia de una parte del pueblo dolido y frustrado, engañado por sus líderes; Artur Mas, Carles Puigdemont y ahora por Quim Torra.

    Dirigentes que a pesar de no contar con la suficiente mayoría iniciaron la vía unilateral para desconectar del Estado Español, y continúan sin renunciar a ella.

    No olvidemos que Catalunya es una de las autonomías más ricas de España. Y que si no hay acuerdo para un referéndum pactado es porque, dadas las circunstancias, la Independencia sería completamente inviable. Hay demasiados lazos culturales, familiares y económicos que impiden la separación.

    Los vecinos de Barcelona no lo olvidaremos aunque lo nieguen, los vándalos son sus hijos, sus familiares, sus alumnos y amigos. Independentistas radicales en su mayoría menores de edad, CDRs, algunos anarquistas de la CUP.

    También se sumó al derecho de manifestación un afortunadamente minoritario grupo de ideología neonazi que no hizo más que tensar la cuerda y empeorar las cosas causando dos heridos de gravedad. 

    Es importante que el Estado Español sepa actuar con proporcionalidad. Y que la derecha no utilice estos acontecimientos con fines electoralistas.

    Somos muchos los que pensamos que Quim Torra debe dimitir por dejación de funciones. Se ha comportado como un auténtico Nerón tocando la lira mientras ardía Roma.

    Sin embargo no piensa marcharse. Ha anunciado que volverá a poner las urnas. Dice que esa es su única misión y que el pueblo está preparado y dispuesto. Como si nada de lo vivido hubiera servido para replantearse las cosas.

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook