Blog 
Terminado, el libro empieza
RSS - Blog de María José Barroso Crespo

El autor

Blog Terminado, el libro empieza - María José Barroso Crespo

María José Barroso Crespo

He vivido siempre entre palabras como periodista, documentalista, escritora ocasional y eterna aspirante a bibliotecaria.

Sobre este blog de Cultura

La frase del escritor Carlos Fuentes da título a este blog porque todo lector reinterpreta el libro que tiene entre manos, lo hace suyo y le da nueva vida.


Archivo

  • 29
    Octubre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Novela negra narrativa novela policiaca Getafe Negro Jo Nesbo

    Viaje al centro del bien y del mal

     

    Fue José de Vasconcelos quien acuñó la idea de que un libro, como un viaje, se comienza con inquietud y se termina con melancolía. Y dicen los que saben que si el libro es del género negro, el viaje nos llevará por los intrincados caminos de la condición humana hacia el centro del bien y del mal, esos compañeros inseparables. Uno de los que más saben, el noruego Jo Nesbo dejó escrita en boca de uno de sus personajes esta idea: “Nos creemos seres racionales, pero en el fondo estamos gobernados por emociones.”. Durante su paso por el festival de novela policiaca Getafe Negro, Nesbo ahondó en esa impresión que pocos pueden negar. Afirmó que usamos la inteligencia para justificar las emociones que queremos que sean racionales, pero convendría que fuéramos capaces de preguntarnos si nuestras reacciones son puro instinto o están moldeadas por la educación recibida.

    Tal vez sea esa atracción por el lado oscuro, por emprender un viaje que permita conocernos, lo que engancha a tantos lectores a un género, cada vez más híbrido, que indaga en todo lo que ocultamos con la “excusa” de un crimen. “Somos presas y depredadores” dice Nesbo. Desde niños nos creemos del lado de los buenos, pero somos capaces de usar la violencia si creemos que es una causa justa.

    Todo es cuestión de perspectiva, como la propia figura del autor noruego. A cierta distancia, con deportivas y ropa informal, puede parecer un joven recién salido del instituto. De cerca, se nota la mirada atenta y el aplomo de los años aderezado con un sorprendente sentido del humor, fruto de una mente brillante. A punto de alcanzar los 60 años, Nesbo es el autor escandinavo más vendido en la actualidad, suma más de 40 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y lleva más de 20 años en compañía de Harry Hole, protagonista de doce de sus novelas, la última de ellas Cuchillo.

    El universo de Harry Hole es oscuro, busca la nada indolora, siempre está huyendo, torturado por los asesinatos que como policía no pudo impedir. Es un personaje inspirado en la tragedia griega, sostiene Nesbo, y no importa lo que quieran los lectores –si se enfadan cuando “mata” a algún personaje-, porque sigue la lógica de la historia.  Es, además, una fórmula que funciona. Por algún motivo, siempre recordamos lo malo. En la historia, las derrotas parecen más importantes que las victorias.

    El personaje de Harry “es muy intensito”, bromea Nesbo, “estás una semana con él y ya no le llamas el lunes. Pero precisamente es parte de su encanto.”  Con los años se dio cuenta de que las cosas que le pasaban a Harry, sin ser consciente, eran las cosas que vivía el escritor, más o menos al mismo tiempo. Aunque es un personaje de ficción, “siempre está reflejando algo de ti mismo, es inevitable que lo que piensas o lo que sientes acabe en el papel.”

    Pero Nesbo tiene vida más allá de Harry Hole. A lo largo de su trayectoria se ha permitido experimentos fascinantes como Macbeth, una recreación del clásico de Shakespeare, actualizando su figura como un ambicioso capitán de la Guardia Real que se deja arrastrar en un angustioso viaje por el poder a través de las facetas más oscuras de la naturaleza humana.

    Además de teclear crímenes con una imaginación portentosa, Nesbo es músico, líder de una banda de rock; empezó a escribir para impresionar a un par de amigos que todavía no están muy convencidos, “pero sigo en ello”. Escribe “cuando no tengo otra cosa que hacer” y se confiesa un poco “psicópata” porque emocionalmente se distancia de las situaciones que inventa.  La ironía le desborda la sonrisa en la charla con el comisario de Getafe Negro, Lorenzo Silva, cuando le pregunta por las razones del éxito de la novela escandinava: “tenemos una reunión anual todos los escritores escandinavos de novela negra y hacemos planes para dominar el mundo”, afirma sin inmutarse para después puntualizar, “no tengo ni idea”.

    Lee todo tipo de libros. Ahora se decanta por la filosofía por los estudios de su hija, pero recuerda en sus inicios la emoción que le provocaron los libros de Mark Twain,por la emoción de que cualquier cosa podía pasar. Se me quedó que la ficción te puede llevar a un mundo distinto”. Y como lector es imparable, abierto a sugerencias. Muy acertadamente  Lorenzo Silva apuntó que podría leer a cualquiera de los 62 autores del programa de Getafe Negro.

    Recogiendo el testigo, aquí va una pequeña lista con nombres destacados y enlaces a sus últimas obras. Con cualquiera de ellos, el trayecto entre el bien y el mal es placentero, el interés del viaje está asegurado:

     

    Lorenzo Silva y Noemí Trujillo: “Si esto es una mujer”

    José Carlos Somoza: “Estudio en negro”

    Carlos Mayoral: “Un episodio nacional”

    Martín Doria: “Los niños del mangle”

    Ragnar Jónasson: “La sombra del miedo”

    Daniel Fopiani: “La melodía del silencio”

    Sandrone Dazieri: “El rey”

    Manuel Ríos San Martín: “La huella del mal”

    Graziella Moreno: “Invisibles”

    Jordi Llobregat: “No hay luz bajo la nieve”

    Claudio Cerdán: “Los señores del humo”

    Rosa Ribas: “Un asunto demasiado familiar”

    Domingo Villar: “El último barco”

    Nieves Abarca: “Voraces”

    Inés Plana: “Antes mueren los que no aman”

    Manu Marlasca: “Cazaré al monstruo por ti”

     

     

    Viaje al centro del bien y del mal

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook