Blog 
TORMENTA DE IDEAS
RSS - Blog de ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

El autor

Blog TORMENTA DE IDEAS - ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

ISABEL MENÉNDEZ BENAVENTE

Soy esposa, madre y psicóloga. Me gusta ante todo vivir. La vida es apasionante y contarla a través de este blog, me parece todo un privilegio. Mi prioridad :mi familia;mi adicción: mi trabajo, ese con el que trato de ayudar a encontrar esa luz que muchos necesitamos, a través de las tinieblas. Me ...

Sobre este blog de Sociedad

Este blog es eso, una tormenta de ideas. Es una técnica que utilizamos en psicología, y en general cuando se trata de encontrar solución a algún problema , tomar decisiones y de alguna manera fomentar la creatividad... Se trata de que salgan todas las ideas que uno tiene, aunque puedan parecer en p...


Archivo

  • 24
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Y TODOS LOS SEGUNDOS DEL RESTO DE MI VIDA...

     

    Aquí, sintiendo como se me desgarra literalmente el alma, porque se van. Se han ido y además no volverán. Ya, ya sé que es ley de vida, que les crié para esto, que les hice independientes, aunque mis alas son tan enormes y tan preparadas para resguardarles, que me resulta antinatural animarles a que se separen de mi. Lo hago, lo he hecho toda  mi vida, pero cada separación es peor que la anterior. Ya no son míos. Y los echo tanto, tanto de menos!  Quizás es que estoy cansada, diría que exhausta, como pocas veces en mi vida. Quizás porque ahora tengo mi terapia en casa, que tiene dos años y medio y que me dice Tata “te quello muto”, como ellos y me enreda su olor y su ternura y en mi alma se agolpan los recuerdos…Pero no está siempre conmigo. No puedo echarme con ella cada noche para sentir su calor, para cantarle nanas, para saber que conmigo no tenían nada que temer. Que no tenía que estar pensando si estarán bien, si el coche, si su trabajo, si les harán felices, si lo serán. Los veía yo, lo sabía yo. Sus ojinos, y sus sonrisas me lo decían continuamente. Yo era entonces, lo único que tenían, su meta, su refugio, su paz. Es tan maravilloso, tan reconfortante, tan especial. Recuerdo ahora con ternura, las noches sin dormir, las fiebres por encima de 40, los baños en agua fría, las visitas a urgencias, porque la verdad es que fueron niños  terribles .Pero los tenía. Eran míos,  y yo mataba y moría por ellos, porque nada malo ocurriría si mami estaba ahí. Ahora lucho por otros niños, que los hago míos, en cada juicio, en cada informe, porque son niños, lo que más me importa de este mundo. Porque en ellos está nuestra vida, nuestro futuro. El mío lo he labrado bien me ha costado tanto, nos ha costado tanto! Tantos fines de semana sin salir, amigos que no vimos durante toda su crianza, nada de restaurantes, ni vacaciones solos, toda nuestra vida era y son ellos. Y el estrés era terrible, lo recuerdo. Me acuerdo de las eternas noches sin dormir, de querer que crecieran porque no podía más. Y también recuerdo aquella abuelita que me dijo…no hija déjalos así. Es cuando son más tuyos. Luego sufres el doble… como siempre en mi atrevida juventud, no la creí. Y ahora me doy cuenta. Porque aunque ahora no haya noches sin dormir por sus fiebres, por sus dientinos, o porque eran prácticamente insomnes, ahora las noches son eternas… si les pasa algo, si tienen el más mínimo problema. Porque ahora no puedes acercarte a su cama, y abrazarles y hacerles sentir que nada fuera de ese abrazo tenía importancia.  Ahora…mi  estrés es mucho mayor, pero sin sus mimos, simplemente porque no están. Y preocupada por cada problema a lo lejos, aunque estén en nuestra misma ciudad. Ya están muy lejos. Y no me quejo. Tengo los mejores hijos del mundo. La rara, no lo olviden soy yo. O será que simplemente estoy cansada. Me perdonarán este desahogo, pero lo necesito, y ustedes, lo saben. son mis amigos.

    Escucho mientras escribo “El patio de tu casa”, el espléndido grupo gijonés que son también mi inspiración

    Me haces tanta falta desde que no estás y me cuesta no echarte de menos. Te echaré de menos todos los días. Y todos los segundos del resto de mi vida. Mientras no haya nada que lo prohíba, te estaré esperando el resto de mi vida…

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook