22 de abril de 2008
22.04.2008

«Cogí afición a la gimnasia de ver a mi hermana Carlota practicarla, que también fue campeona de España y de Asturias; era buena en saltos, pero al final cogió miedo a los aparatos y lo dejó»

16.04.2008 | 02:00
La niña Victoria Álvarez montada sobre el potro durante una sesión de entrenamiento en las dependencias del gimnasio del Grupo Covadonga, en Gijón.

Gijón, J. E. C.


La gimnasia en el Grupo Cultura Covadonga es una de las actividades que se cuida mucho. De hecho ahora la olímpica Sara Moro es una profesora de lujo, acompañada de Isabel Izquierdo, que busca jóvenes valores y hacerles una buena formación. Víctoria Álvarez es una niña gijonesa de 9 años, que lleva tres temporadas practicando la gimnasia y en la pasada campaña ya fue campeona de Asturias y también logró ese título regional en deporte base.

-¿Como le llegó la afición por esta disciplina?

-Me gustaba hacer deporte y de ver a mi hermana Carlota practicarla. Fue varias veces campeona de Asturias y también lo fue de España en categoría benjamines. Así que yo me montaba en los aparatos que fue lo que a ella le hizo retirarse por tenerles miedo. Era buena en saltos.

-¿Cuanto se entrena al día?

-Estudio cuarto de primaria y cuando salgo del colegio sobre las cinco y media de la tarde vamos al gimnasio durante 3 o 4 horas.

-¿Qué es lo que le resulta más duro?

-La barra. Me cuesta aguantarme en ella, pero a base de mucho trabajo voy mejorando. De hecho es lo que más me gusta porque me voy superando día a día.

-Vaya profesora tiene.

-Siempre admiré a Sara Moro, especialmente en aparato. Ella me dice que debo trabajar más en hacer el puente y hacerlo todo seguido. Me anima mucho, me dice que progreso bien.

-¿Cómo vivió ser campeona de Asturias?

-Fue una gran alegria llegar a conseguir ese título. Me gusta trabajar y repetir ejercicios para mejorar lo máximo posible.

-¿Qué sueño tiene?

-Seguir progresando y un día competir un día en los Juegos Olímpicos y hacerlo bien.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook