03 de junio de 2008
03.06.2008
 

La primera cita del Regional, celebrada en Boroñes, resultó todo un éxito, con centenares de aficionados, veintiún pilotos en liza y la notable actuación de los locales Pedro García y Manuel José Corte

28.05.2008 | 02:00
Uno de los pilotos participantes en el trial de Santa Rita, en Boroñes.

El Condado,

Manuel IGLESIAS


La apertura del Campeonato de Asturias que tuvo por escenario la localidad lavianesa de Boroñes resultó todo un éxito. El IV Trial «Santa Rita», que estuvo organizado de forma conjunta por la asociación Picandobiela, Federación de Motociclismo del Principado de Asturias y Moto Club Villaviciosa, fue todo un espectáculo, y eso que la climatología no acompañó para nada.


El evento, con 21 pilotos en liza llegados desde varios rincones de Asturias y las provincias limítrofes de Cantabria y Castilla y León, se desarrolló bajo unas condiciones infernales debido a los dos fuerte tormentas que cayeron sobre Boroñes en el inicio y final de la carrera. La abundante lluvia dejó los siete tramos de tierra y roca en muy malas condiciones para que los pilotos pudieran exhibir todo su talento. La tierra se transformó en barro y los pilotos tuvieron que hacer auténtico encaje de bolillos para superar las zonas, pero aun así deleitaron al numeroso público que se dio cita en Boroñes con su buen hacer sobre la moto.

El nivel de la competición que levantó el telón del certamen regional quedó un tanto deslucido; sin embargo, el agua no fue capaz de desanimar a los centenares de aficionados que hay en la comarca del Nalón, que fueron fieles a su cita con el espectáculo del trial y acudieron en masa a Boroñes soportando estoicamente las inclemencias del tiempo. Pese a todo la prueba, que contó con el apoyo del Ayuntamiento de Laviana, Protección Civil y Cruz Roja, se desarrolló sin ningún tipo de incidencia. El éxito alcanzado por los organizadores también fue posible gracias al excelente comportamiento de los aficionados, que en todo momento respetaron las señalizaciones marcadas.


La categoría senior, cuyos pilotos se enfrentaron a las zonas con niveles rojos, es decir, de mayor dificultad, estuvo dominada por el cántabro Carlos Rivero, seguido de Adrián Artidiello, de Infiesto, y del local Manuel José Corte, de la asociación Picandobiela. En la categoría de junior-senior B con niveles azules, el cántabro Adrián Fernández fue el gran triunfador. La segunda posición se la adjudicó Ignacio Gutiérrez de Unquera, mientras que tercero fue Rubén García, de La Felguera.

El triunfo en aficionados A y veteranos se lo llevó el leonés Manuel Jiménez; segundo fue José Luis González, de Lena, y tercero Diego Suárez, de Tineo. Diego Arca, de La Felguera, ganó en aficionados B. El mejor alevín en motos automáticas fue el langreano Rodrigo Marchal y segundo se clasificó el lavianés Sergio Fernández. En el apartado de motos con cambio los pequeños triunfadores fueron, por este orden, Pedro García, del pueblo de Veneros, en el concejo de Caso, y Tomás Suárez, de Tineo. Destacar la soberbia actuación del casín Pedro García, que desde esta temporada forma parte del equipo de pilotos de la asociación Picandobiela y que, pese a ser la primera vez que competía en una prueba de tanto nivel, se alzó con la victoria en su categoría superando a pilotos más experimentados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook