Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La cancha

En un suspiro

Así podríamos definir lo que es la apnea, en la práctica de la pesca submarina, contener el aire mientras nos sumergimos para tratar de apresar un pez en ese "suspiro".

Se trata de una actividad ancestral. Dicen los eruditos que el hombre de neandertal, en Terra Amata (Niza), practicó la captura de peces con anzuelos y arpones, haciendo recogida de mariscos y conchas, para comer. En los textos de Homero, Siglo VIII a. C., relataba también las zambullidas en apnea y las buceadoras japonesas "ama", hace 2000 años, recogían perlas y abalones (orejas de mar). Curiosamente, este deporte en competición oficial, se practica tan solo desde hace poco más de 60 años.

Tanto en el pasado como ahora, los humanos, sea por curiosidad, por necesidad o por el afán de aventura, seguimos necesitados de curiosear en el fondo marino, limitados, claro está, a la profundidad, turbidez y fuerza de las corrientes marinas, pero deseosos siempre de encontrarnos frente a frente con una buena pieza y procurar no fallarla. En pocos deportes se puede sentir realmente la adrenalina al ver esa lubina o un buen dentón acercarse a la punta del fusil. Una vez arponeada la pieza, tratar que no se zafe de la varilla dándole el abrazo mortal. El arpón o fusil, impulsado por unas gomas, puede alcanzar unos 3 ó 4 metros de distancia efectiva, por eso en el medio acuático todas las ventajas son para el pez. Siente nuestros movimientos en la distancia y huye o se esconde. Para conseguirlo, hay que equiparse adecuadamente, tener las licencias obligatorias, estar bien instruidos y la recomendación es iniciarse siempre en un club de Actividades Subacuáticas.

Los clubes, orientan a los socios a practicar los valores ético-deportivos, a cumplir con la legislación vigente, evitando así el furtivismo, a conocer posibles peligros, a conocer colegas con los que pescar. En los campeonatos y salidas de pesca en grupo, se respetan todas las normas y vemos la solidaridad, a donar pescado a los más necesitados. Es, además el arte o la forma de pesca más selectiva y se depende, para su práctica, de los días que permite la mar, limitados en profundidad y tiempo, pero las exigencias legales, como pesca recreativa, son mayores que en las otras dos: la de embarcación o la de costa. Por tanto, las reivindicaciones del pescasub en Asturias son varias, por indicar alguna, sería no discriminación sobre las otras formas de pesca recreativa: Estas licencias solo duran 2 años, mientras que las otras, lo son para 5. A la pesca submarina solo se le permite la captura de peces, mientras que a la de costa o embarcación pueden capturar algún pulpo, oricios, calamares... En otras comunidades vecinas se les permite la captura de pulpos o jibias, pero no aquí.

No queda muy lejos tampoco de aquellos pioneros asturianos, quienes se hacían sus propios trajes con las cubiertas de goma de camiones, incluso sus fusiles, allá por los años 50. Desde entonces Asturias fue evolucionando con buenos pescadores, hasta producirse el boom, cuando Viña ganó todos los campeonatos posibles de pesca submarina: regionales, nacionales, de Europa-África y mundiales, individual y por equipos, en la década de los 90, acostumbrados siempre a que mallorquines y catalanes se llevaran casi siempre los honores deportivos. Con Pepe Viña, se organizaron aquí Campeonatos de España, Europa y el Mundial "GIJON-96".

La pesca submarina, pese a la crisis, sigue gozando de buena salud. En los últimos años, la afición sigue en aumento y Asturias sigue dando muy buenos campeones al más alto nivel de competición. Los avances en las técnicas psicofísicas y en los materiales iban llegando por revistas especializadas primero y ahora, gracias internet, resulta mucho más fácil conocer las novedades, la evolución del equipo e incluso los precios, mucho más asequibles por la crisis que hace décadas, más seguros, cómodos y duraderos. De los vídeos submarinos de grandes pescadores, podemos aprender los lances de pesca de aquellos que hacen fácil lo que después nos resulta algo más complicado de imitar. Pero, por novatos que seamos, es de las pocas actividades recreativas que, además de realizar un respetable deporte, llevas fresca y suculenta comida a casa, lo cual contribuye muy bien a llegar más cómodamente a final de mes?

El colectivo de pescasub, representa actualmente unos de 2.300 deportistas en nuestra comunidad y la pesca marítima de recreo, en su conjunto, unos 105.000, por lo tanto, cobra mucha importancia, siendo necesario recordar que la Carta Europea del Litoral, que pone de manifiesto que, la zona marítimo terrestre, no sólo ocupa un lugar estratégico en el desarrollo económico, sino que es también elemento necesario para el recreo físico y psíquico de la población. Ahora, en época de elecciones, somos un número muy importarte de votos a dejar en la urna.

Compartir el artículo

stats