Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ciclista sin límites

El joven corredor de Candamo Jaime Vega suma a su extenso palmarés tres medallas, un oro y dos bronces, que acaba de conseguir en los Campeonatos de España de pista

Un ciclista sin límites

Un ciclista sin límites

Lleva más de una década apostando por la bicicleta. Primero probó en carretera, pero cuando descubrió la pista, ya no la abandonó. Acaba de regresar de los campeonatos de España con tres medallas, las últimas de una colección en la que hay más de una veintena. Se trata de Jaime Vega, corredor nacido en Candamo en 1995 y que ha hecho del ciclismo en pista una forma de vida. Pero eso sí, también tiene tiempo para continuar con sus estudios universitarios. "Voy poco a poco", dice. Y es que Vega está cursando Administración y Dirección de Empresas. "Saco tiempo de donde puedo", indica.

Los inicios de Vega en el ciclismo se remontan a los 15 años "cuando probé este deporte en el colegio, se me dio bien y seguí", explica. Compitió en alguna prueba de carretera, pero cuando saltó a la pista todo fue diferente. "La primera prueba que corrí, la gané. Fue el campeonato de España cadete", dice. Fue el inicio de un idilio que ya dura más de 10 años y que va camino de alargarse en el tiempo, porque mientras pueda, mientras las piernas le acompañen, él seguirá sumando triunfos y kilómetros.

Jaime Vega acaba de regresar de Baleares donde se disputaron los campeonatos de España de la especialidad. El joven ciclista de Candamo consiguió tres medallas: un oro en velocidad individual sub-23 y dos bronces, uno en velocidad individual elite y otro en kilómetro. Además, finalizó cuarto en velocidad por equipos junto a los también asturianos David Álvarez y Pablo Sánchez. "Estoy muy contento", indico.

Estas tres preseas se suman al extenso palmarés que posee Vega. "Tengo más de 20 medallas en campeonatos de España. Soy campeón nacional desde cadetes", apunta. Su mejor puesto a nivel internacional fue el que logró en el Europeo de este año celebrado en Portugal donde acabó séptimo. "Desde que empecé la progresión siempre ha sido hacia arriba, de menos a más, estoy muy contento de poder decir que me dedico a esto profesionalmente", añade. Eso sí, esto es también gracias a los patrocinadores que le apoyan.

Como corredor, se define "explosivo, físicamente fuerte", condiciones necesarias para ser un buen sprinter de pista. Estas cualidades las saca a escena en cada una de las pruebas. Ahora, el calendario entra en un parón, aunque Vega tiene ya algunas citas marcadas en el calendario. Y es que a mediados de noviembre estará en la Copa del Mundo de Montreal. Su objetivo: hacerlo lo mejor posible.

La vida de Vega gira alrededor de este deporte, esta disciplina, que exige "mucho sacrifico y exigencia". El ciclista de Candamo entrena seis días a la semana, además de cuidar la alimentación en todo momento. Combina gimnasio y bicicleta. Pero todo esto queda en un segundo plano cuando se sube a la bicicleta y empieza a rodar, donde todo el sacrifico de los entrenamientos se convierte en pasión. Y como ejemplo, es un sábado cualquiera y el joven corredor se levanta a las 7 de la mañana para entrenar. Y por la tarde, una nueva sesión. "Me encanta este deporte", sentencia.

Jaime Vega tiene por delante un gran futuro si las lesiones le respetan. "Cada año vamos a más, damos un paso adelante, no nos ponemos límites", dice. Y como no, tiene sus sueños, sus retos, sus objetivos, que tienen nombre y apellidos: Juegos Olímpicos. "Entre los retos está el ganar un mundial y un Europeo y también estar en unos JJOO", sentencia. No será sencillo y Jaime Vega lo sabe. Aun así, luchará con todo para lograr esas metas. "El objetivo es no parar de crecer", subraya.

Con esta premisa sigue Jaime Vega su camino en el mundo del ciclismo en pista, una modalidad "minoritaria", pero que tiene su "encanto" para un corredor que ya forma parte de la historia de este deporte.

Compartir el artículo

stats