24 de enero de 2019
24.01.2019
La Nueva España

La CHE realiza un aviso hidrológico por el incremento de caudales

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha realizado un aviso hidrológico por el incremento de caudales en la cuenca alta del Ebro y el eje del Ebro producido por las precipitaciones registradas desde el martes y esta madrugada.

24.01.2019 | 14:52

La Confederación Hidrográfica del Ebro ha realizado un aviso hidrológico por el incremento de caudales en la cuenca alta del Ebro y el eje del Ebro producido por las precipitaciones registradas desde el martes y esta madrugada.

Los principales cauces afectados han sido la propia cabecera del Ebro (Híjar) y los afluentes de la margen izquierda de la zona burgalesa (Nela, Trueba, Jerea y Omecillo) y en menor medida los afluentes navarros.

Durante la tarde de este jueves el máximo de la avenida alcanzará Miranda de Ebro (Burgos) con caudales que se estiman de entre 800 y 900 metros por segundo (4,90 a 6,10 metros).

A este respecto, la delegada del Gobierno, Virginia Barcones, ha asegurado que mantiene contactos con la presidenta de la Confederación, María Dolores Pascual, y la alcaldesa de Miranda, Aitana Hernando, se mantienen activados protocolos y se realiza un seguimiento ante la avenida.

La intensificación de la precipitación entre el miércoles y esta madrugada ha provocado repuntes en el Ebro, Híjar e Izarilla, en Cantabria, y de forma destacada en el Nela en Villarcayo y Trueba en la estación de Medina de Pomar (en estos dos casos se ha alcanzado el umbral de aviso rojo) y también en los ríos Jerea y Omecillo.

Actualmente, y al remitir desde primeras horas del día las precipitaciones, se están alcanzando los valores máximos de este episodio en estos cauces.

La Confederación Hidrográfica del Ebro, a través de su Comité Permanente de Avenidas, ha realizado hasta el momento (y sigue actualizando) avisos a los servicios de Protección Civil.

Durante la tarde de hoy jueves el máximo de la avenida alcanzará Miranda de Ebro (Burgos) con caudales que se estiman de entre 800 y 900 metros por segundo (4,90 a 6,10 metros).

Por su parte, los embalses de las zonas implicadas están participando en la gestión de este episodio reduciendo los caudales circulantes. Es el caso del embalse del Ebro que ha incrementado su volumen en más de 16 hectómetros cúbicos, al reducir aguas abajo un caudal punta de hasta 400 m3/s.

Lo mismo ha ocurrido con los embalses del sistema del Zadorra, Ullíbarri-Urrúnaga (Álava) que han reducido el caudal máximo circulante aguas abajo (una punta de 250 m3/s), en beneficio, tanto de Vitoria, aguas abajo del embalse de Ullíbarri y de la propia Miranda de Ebro.

PROTOCOLO Y SEGUIMIENTO

Con esta modelización y con los datos observados por el Sistema de Ayuda a la Decisión (SAD) del SAIHEbro (Sistema Automático de Información Hidrológica) e Hidrología y Cauces, la Confederación ha seguido sus protocolos de vigilancia y seguimiento de forma coordinada y ha realizado los preceptivos avisos a Protección Civil.

Estos avisos siguen la línea de acción coordinada que recoge el Plan de Gestión de Riesgo de Inundación (PGRIEbro, consultar aquí) y permite que los servicios de Protección Civil y resto de administraciones competentes, pongan en marcha con apoyo de esta información, las medidas de protección y preparación ante avenidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook