27 de junio de 2019
27.06.2019

García Montero reivindica el español como lengua "vehicular" y de "mestizaje" frente a la xenofobia

Insta a los hispanohablantes a "estar orgullosos" y asumir el compromiso de que el español es una lengua "de ciencia, técnica y cultura"

27.06.2019 | 13:52

Insta a los hispanohablantes a "estar orgullosos" y asumir el compromiso de que el español es una lengua "de ciencia, técnica y cultura"

El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, ha reivindicado el origen del español como lengua "vehicular" y de "mestizaje" de identidades y ha instado a los hispanohablantes a "estar orgullosos" y apostar por ella como un idioma "de ciencia y de técnica", frente a las identidades "cerradas" que conducen a los ciudadanos a la xenofobia.

Así, ha pedido "releer nuestra historia" para establecer un "compromiso de futuro democrático" frente a hechos como que se insulte a un niño hispano por hablar español en su colegio o como el brote de los totalitarismos y el éxito de las identidades supremacistas encerradas en sí mismas y xenófobas.

Así lo ha manifestado García Montero durante su discurso en el acto de inauguración del curso 2019-2020 de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en el que también han participado el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque; la rectora y el secretario general de la UIMP, María Luz Morán y Pablo Acosta; la alcaldesa de Santander, Gema Igual.

García Montero, se ha referido a los "ataques al español" que "empezaron a producirse cuando Donald Trump tomó posesión, que "lo primero que hizo fue borrar el español de la página oficial de la Casa Blanca", siendo un idioma que hablan más de 50 millones de sus ciudadanos, ha dicho.

En este sentido, ha indicado que no cree que Trump se equivoque al relacionar la identidad con la lengua, porque "forman un tejido a la hora de pensar un país", aunque "sí creo que se equivoca a la hora de apostar por una identidad cerrada que considera las diferencias como amenaza y que empuja a sus ciudadanos a la xenofobia", ha sentenciado.

"Nuestro trabajo frente a las entidades excluyentes es sentirnos orgullosos del idioma, ya que el español fue desde sus orígenes una lengua vehicular", que tuvo como origen el latín hablado en el territorio euskera, que evolucionó para entenderse con las comunidades que lo rodeaban, y por tanto nació "con voluntad de mestizaje, de intercambio respetuoso de identidades", ha explicado.

Asimismo, ha subrayado que los españoles son solo un 8% de esa comunidad hispana y que "tan español es lo que se habla en México, como en Valladolid o en Ecuador".

Por ello, ha considerado que la tarea de los hispanohablantes --la segunda comunidad detrás del chino mandarín y la lengua más hablada después del inglés-- es "sentirse orgullosos" de la cultura hispánica, convertirla en una cultura "de seducción democrática" y asumir el compromiso de que el español es una lengua "de ciencia, técnica y cultura", a pesar de que "la administración Trump la define como una lengua para pobres".

En este sentido, ha apostado por crear revistas "de impacto" para que los investigadores puedan publicar en español, ya que "como mejor se educa" es en la lengua materna.

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Por otro lado, ha insistido en que la ciencia y la técnica son "fundamentales para la igualdad y la democracia", aunque todo avance "debe ir acompañado de uno ético y moral", y cuando esto se olvida ·puede acabar en cualquier catástrofe humana, como un campo de concentración o una bomba de destrucción masiva".

Así, ha explicado que la falta de desarrollo en Latinoamérica y la falta de inversiones en técnica, cultura y tecnología están en la base de muchas desigualdades que afectan a territorios hispanos.

Por su parte, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades ha considerado "realmente revelador" cómo García Montero ha explicado que el acceso a la ciencia y tecnología es "la única garantía de calidad democrática" y ha coincidido en la intención de hacer del español una lengua de ciencia y tecnología.

Además, ha asegurado que le ha convencido de que "tenemos que poner más esfuerzo" en este fin, destacando su idea de crear revistas "de impacto" para los investigadores.

Por otro lado, sobre la UIMP ha dicho que los cambios socioeconómicos que se están produciendo "exigen adaptación", y esta universidad ha hecho el "esfuerzo" de incorporar nuevos temas y públicos en sus actividades.

En este sentido, la rectora ha mostrado su satisfacción por haber logrado un "buen programa" adecuado a los nuevos intereses para seguir llevando a cabo un proyecto "singular y único" en el contexto europeo, que fomenta el diálogo entre investigadores, la difusión de sus trabajos o el debate sobre temas "urgentes" que afectan a la sociedad, ha indicado.

CURSO 2017-2018

Por su parte, el secretario general ha dado a conocer la memoria del curso pasado (2017-2018), en la UIMP impartió 26 programas de máster oficiales, nueve de doctorado y 21 títulos propios, que cursaron más de 3.500 estudiantes, un 46% más que el año anterior.

Además, la programación incluyó 186 actividades -"ligeramente" más que el curso anterior- y se becó a cerca de 700 alumnos de toda España, con 450.000 euros aportados por el Ministerio de Educación.

Por último, la alcaldesa de Santander ha destacado las 86 ediciones de la UIMP y ha dicho que la ciudad "puede enorgullecerse" de mantener una "larga y fértil" relación con esta institución, que abre "puertas y ventanas" a la ciencia, al debate y a la educación, y que sirve como "altavoz y portavoz" de una sociedad "convulsa" de "dudas y certezas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook