08 de octubre de 2019
08.10.2019

Colectivos sociales llaman a la Universidad de Cantabria a cerrar sus espacios a "grupúsculos fascistas"

Tras el reciente anuncio de un acto de la asociación 'Alfonso I', a la que acusan de ser "heredera de La Falange", en el Paraninfo

08.10.2019 | 17:06

Tras el reciente anuncio de un acto de la asociación 'Alfonso I', a la que acusan de ser "heredera de La Falange", en el Paraninfo

Colectivos sociales pro-derechos, feministas, asociaciones culturales, sindicales y por la memoria histórica de Cantabria han instado a la Universidad de Cantabria a "establecer criterios democráticos para el uso de los espacios públicos, abriendo la universidad a la sociedad en que se inserta, y cerrándoselo a grupúsculos fascistas que atentan contra los Derechos Humanos en nuestra tierra".

Se refieren en concreto a la asociación 'Alfonso I', que está difundiendo la celebración de un acto en el Paraninfo de la Universidad de Cantabria a finales de este mes.

En un comunicado conjunto, estos colectivos denuncian que la asociación 'Alfonso I' es "heredera de La Falange y el Frente Nacional, vinculada públicamente a grupos neonazis de otros territorios, y que por sus planteamientos discriminatorios contra la mujer, las personas LGBT+ o los inmigrantes ha sido vetada anteriormente de diversas instituciones públicas y privadas".

Para los firmantes del escrito, esta situación "evidencia la necesidad de establecer unos criterios de uso de los espacios públicos distintos del simple pago de una tasa costosa".

Consideran que la Universidad "debe ser un espacio tolerante con la diversidad, abierto al debate y el pensamiento crítico" en el que no tengan cabida "actos inmorales" y ponen como ejemplo "una charla de empresarios de casas de apuestas para facilitar la adicción de los estudiantes".

Los movimientos sociales cántabros proponen abrir los espacios públicos en general y las salas de la UC en particular, a la sociedad en que se insertan, "haciéndolos accesibles también en lo económico".

A su vez, proponen establecer el respeto a los Derechos Humanos como "línea roja infranqueable" para el libre acceso a estos espacios, "para que los grupúsculos fascistas que trabajan por romper la convivencia inoculando odio en nuestra sociedad, no tengan cabida".

Se han adherido al comunicado los colectivos Cantabria No Se Vende, Asociación AGE (Archivo, Guerra y Exilio) por la memoria histórica, ALEGA (derechos LGTB+), Pasivas Pasiegas, los sindicatos STEC y CGT, Mujeres Jóvenes de Cantabria (MUJOCA), Centro Social Ítaca (Torrelavega), Asamblea Ciudadana por Torrelavega (ACPT) y la PAH de Santander, las Mesas de Movilidad, La Vorágine y el Colectivo de Estudiantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook