04 de noviembre de 2019
04.11.2019

Geolocalizados en territorio cántabro este año 14 quebrantahuesos de los 29 liberados en Picos de Europa desde 2010

La Fundación Quebrantahuesos espera continuar con la suelta de ejemplares hasta llegar a unos 40 en los próximos 3-5 años

04.11.2019 | 18:17

La Fundación Quebrantahuesos espera continuar con la suelta de ejemplares hasta llegar a unos 40 en los próximos 3-5 años

La Fundación Quebrantahuesos ha soltado desde el año 2010 en el parque nacional de Picos de Europa 29 ejemplares de esta especie, de los que a día de hoy sobreviven 21, y a 14 de ellos se les ha geolocalizado en territorio cántabro en lo que va de año.

Los objetivos de la organización para los próximos años pasan por continuar la suelta de ejemplares en Picos de Europa hasta llegar a unos 40, cifra que se espera alcanzar en los próximos tres-cinco años.

Para entonces, la mayoría de los quebrantahuesos liberados habrán ya alcanzado la edad reproductora y tendrán la autonomía suficiente para constituir territorios y unidades reproductoras que permitan el mantenimiento natural de la nueva población.

Estos jóvenes quebrantahuesos son criados en Aragón, y cedidos gratuitamente por esta Comunidad Autónoma para su liberación en el parque nacional de los Picos de Europa tras un protocolo de cría desarrollado y consolidado por la FCQ, que ha sido calificado por la Comisión Europea como "exitoso".

El proceso total de cría desde el nacimiento del pollo dura unos 120 días, tras los cuales se procede a su liberación en el entorno de los Lagos de Covadonga y comienza su vida silvestre. La monitorización y seguimiento de los ejemplares de quebrantahuesos liberados supone una de las fases más importantes del programa de reintroducción de la especie en los Picos de Europa.

Los quebrantahuesos son provistos de marcas alares y anillas identificativas y equipados con emisores VHF y Gps/Gsm. Estos emisores -de un peso de 100 gr y de recarga solar-, arrojan una geo-localización cada 15 minutos, recogiendo datos de posición, altura y desplazamiento.

Los emisores tienen una estimación de vida de cuatro años. El seguimiento es realizado por un equipo técnico de la FCQ durante todo el año. En 2019 se han realizado un total de 3.220 horas de observación directa de los ejemplares, tarea especialmente intensa durante el periodo predispersivo (primeros dos meses de vida en libertad), con jornadas de campo de 10 horas.

En la época de reproducción de la especie se cuenta con la colaboración del personal técnico del parque nacional (miembros de la guardería y del biólogo Borja Palacios) para el trabajo de campo.

BIZIELE, EL QUEBRANTAHUESOS 'MÁS CÁNTABRO'

Los datos de seguimiento indican que prácticamente todos los quebrantahuesos liberados utilizan el territorio de Cantabria en algún momento de su vida. Entre todos destaca Biziele, un macho nacido y liberado en 2014, y por tanto ya un sexto año casi adulto (se consideran adultos reproductores a partir de los 7 años de edad), que se encuentra totalmente asentado en el área lebaniega.

Es visto en repetidas ocasiones volando acompañado por otro individuo adulto sin marcar (posiblemente pirenaico), lo que hace pensar en una posible pareja en esta zona para los próximos años. Otro ejemplar que se asentó en la zona lebaniega -concretamente en el entorno entre Argüébanes y Espinama- fue Quebrantina, una hembra nacida en 2015 y que fue localizada muerta en enero de 2018, por causas desconocidas.

En 2019 se han obtenido 86.296 geolocalizaciones en Cantabria de los ejemplares liberados, correspondientes a 14 individuos. Si bien aún muchos de ellos son jóvenes y su tendencia es a divagar, parece que unos cuatro ó cinco están bastante asentados en territorio cántabro, especialmente en el área de Bejes, La Hermida, Espinama y Fuente De.

Se trata de Mandi (hembra), Aquilón (macho), Santander (macho), Covadonga (hembra) y Eva (hembra), todos ellos liberados en 2018. El máximo valor alcanzado en vuelo por uno de los quebrantahuesos monitorizados en este año 2019 fue de 8.300 metros de altitud, alcanzado por el ejemplar Cares el 6 de agosto en Cillorigo de Liébana, un caso excepcional ya que la altitud media de vuelo es 1.248 metros.

En cuanto a los parámetros de temperatura recogidos por los emisores, se alcanzó una temperatura mínima de -14ºC el día 3 de febrero en los puertos de Andara, y una máxima de 40º el 30 de junio en Camaleño.

En 2017, fue localizada la primera pareja reproductora de la especie formada en Picos de Europa desde hacía más de 60 años. La hembra Deva se emparejó con Casanova, un ejemplare silvestre llegado de Pirineos. Juntos han formado la primera unidad reproductora de la especie desde su extinción a mediados del pasado siglo XX.

A pesar de que todavía no se ha confirmado la supervivencia de un polluelo procedente de esta pareja, el hecho de que defiendan su territorio, preparen nido y realicen de manera correcta la puesta e incubación de los huevos "nos dan razones suficientes para ser optimistas", destacan desde la FCQ.

El quebrantahuesos se extinguió en los sistemas montañosos de Francia, Austria, Portugal, Suiza, Italia, Grecia y Albania a principios del siglo XX, debido fundamentalmente al uso indiscriminado de venenos para combatir carnívoros y a su caza deportiva.

Este gran buitre considerado uno de las aves necrófagas más amenazadas de Europa con una envergadura alar de 2,80 metros, y especializado en el consumo de restos óseos de herbívoros silvestres y domésticos, cuenta con los más elevados niveles de protección de la Unión Europea, y en España -que alberga en Pirineos la última población silvestre de la especie en Europa-, está catalogado como "En peligro de extinción".

Actualmente en nuestro país se trabaja en dos proyectos de reintroducción de la especie, en la Sierra de Cazorla (Andalucía) y en los Picos de Europa. En Cantabria el quebrantahuesos desapareció en los años 50 del pasado siglo XX.

Su recuperación en este singular espacio de montaña es un proyecto a medio plazo que supone varios años de trabajo continuado, que se inició con estudios técnicos dirigidos a crear las condiciones ambientales y sociales más favorables para esta recuperación, y permitió la suelta de los primeros ejemplares en 2010.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook