04 de noviembre de 2019
04.11.2019

Revilla llama a los escolares a proteger la cultura popular y asegura que Cantabria "nunca volverá a perder el nombre"

Ha visitado el colegio Valle del Nansa de Puentenansa y el huerto que fomenta la inclusión de personas con discapacidad en Herrerías

04.11.2019 | 14:52

Ha visitado el colegio Valle del Nansa de Puentenansa y el huerto que fomenta la inclusión de personas con discapacidad en Herrerías

El presidente regional, Miguel Ángel Revilla, ha hecho un llamamiento a los escolares a que protejan la cultura popular de Cantabria, "que es la cultura con mayúsculas", y a "no renegar" de ella, porque, a su juicio, "si perdemos las tradiciones, lo perdemos todo".

Este es el mensaje que Revilla ha lanzado hoy a los alumnos de Infantil y Primaria del colegio 'Valle del Nansa' de Puentenansa, en el municipio de Rionansa, con quienes ha mantenido un encuentro en el marco del proyecto educativo que están desarrollando sobre la historia y la cultura regional.

El presidente les ha explicado el proceso por el cual Cantabria se convirtió en Comunidad Autónoma tras un periodo de tiempo en el que "perdió su identidad" y pasó a denominarse Provincia de Santander. "Ya nadie nos va a volver a quitar nunca más el nombre, porque vosotros no lo vais a permitir", ha enfatizado Revilla, que ha insistido en la necesidad de que las nuevas generaciones defiendan y conserven las raíces cántabras.

El jefe del Ejecutivo, que ha estado acompañado en la visita por la directora del centro, María Carmen López, y otros integrantes de su comunidad educativa, se ha sometido a las preguntas que los estudiantes le han planteado sobre su infancia en Polaciones y ha comparado la situación de progreso actual con las dificultades de la época.

También se ha referido a la importancia que entonces tenía Puentenansa como cabecera de comarca: "Era como Nueva York, aquí estaba la farmacia, la Guardia Civil*", ha dicho.

Los alumnos se han interesado, asimismo, por su trayectoria política, profesión para la que, en opinión de Revilla, hace falta vocación y que en los últimos tiempos se ha vuelto "durísima", porque "ya no ha rivales, sino enemigos", y se ha degradado con "debates poco edificantes" e insultos a través de las redes sociales y los medios de comunicación.

Sobre el presente de Cantabria, ha subrayado que "lo más difícil" para el Gobierno es "administrar los escasos recursos atendiendo las necesidades básicas y apoyando a las personas que más lo necesitan", que son la principal prioridad.

Finalmente, Revilla ha invitado a los alumnos a aprovechar la oportunidad que les ofrece un "colegio estupendo" como el 'Valle del Nansa', que tiene este curso matriculados a 71 niños y niñas y cuenta con una plantilla de profesores "jóvenes y con vocación".

Tras el encuentro, el presidente ha estrenado el 'Libro Viajero' del centro, que irá rotando por las familias para que los estudiantes escriban en él las tradiciones más arraigadas en sus pueblos. Revilla ha realizado un dibujo y, en su escrito, ha pedido a padres, profesores y alumnos conservar y fomentar las tradiciones populares, "nuestras raíces".

HUERTO ECOLÓGICO EN HERRERÍAS

Posteriormente, el presidente de Cantabria ha visitado el huerto ecológico que la Mancomunidad de Servicios Sociales del Nansa, con el apoyo del Gobierno cántabro, desarrolla en la localidad de Cades, en el Ayuntamiento de Herrerías, para fomentar la inclusión social de personas con discapacidad intelectual y física del valle.

La iniciativa nació en 2013 y se enmarca en el programa 'Cultivando Inclusión', que incluye también, entre otras actividades, un aula pedagógica, asistencia psicológica y atención individualizada en el entorno familiar, al objeto de promocionar la autonomía personal de estas personas y su inserción sociolaboral.

Revilla ha destacado la importancia de este tipo de programas que no sólo contribuyen a fomentar su autonomía, sino que también constituyen un nicho de empleo y ayudan a fijar la población en las zonas rurales.

El jefe del Ejecutivo, junto con el alcalde, Francisco Linares, ha mantenido un encuentro con algunos de los participantes en el programa y con los responsables del proyecto, que le han explicado su funcionamiento y las programas que realizan.

En total, participan 18 personas de entre 22 y 60 años, que compaginan su formación en el aula y en el huerto, que tiene certificado ecológico. Parte de la producción que obtienen se vende al público y la recaudación obtenida se destina a financiar las actividades.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook