07 de septiembre de 2020
07.09.2020
La Nueva España

Cantabria ordena el cierre de los clubes de alterne

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria ha ordenado el cierre de los clubes de alterne de la comunidad autónoma, con independencia de la licencia bajo la que desarrollen su actividad, ante la imposibilidad de controlar los focos y brotes de Covid-19 que puedan producirse en este tipo de locales.

07.09.2020 | 16:57
Cantabria ordena el cierre de los clubes de alterne

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria ha ordenado el cierre de los clubes de alterne de la comunidad autónoma, con independencia de la licencia bajo la que desarrollen su actividad, ante la imposibilidad de controlar los focos y brotes de Covid-19 que puedan producirse en este tipo de locales.

Así consta en una edición extraordinaria del Boletín Oficial de Cantabria (BOC) publicada este lunes y consultada por Europa Press. Se trata de la cuarta modificación de la resolución de la Consejería de Sanidad de 18 de junio de 2020 por la que se establecen las medidas sanitarias aplicables en Cantabria durante el período de nueva normalidad.

El cierre al público de los denominados clubes de alterne o prostíbulos se basa en un informe del Servicio de Salud Pública en el que se destaca la necesidad de aplicar iniciativas dirigidas a la prevención del contagio COVID en este ámbito de actividad y de relaciones interpersonales, dada "la dificultad o imposibilidad de identificar casos y contactos estrechos por parte de los equipos de rastreadores, habida cuenta de la condición de desregulación de esta actividad basada, en la práctica totalidad de los casos, en el anonimato de las personas implicadas en tales relaciones".

Igualmente, considera que se generan unas condiciones de elevado riesgo de contagio en el que la aplicación de las medidas de prevención frente al propio contagio y a la transmisión del SARS-CoV "son prácticamente de imposible adopción".

Por tal motivo, "la probabilidad de producirse casos en personas relacionadas con estos establecimientos es elevada y, en caso de producirse, los estudios a llevar a cabo por los equipos de rastreadores para identificar a los contactos estrechos, resultarían enormemente dificultosos o realmente infructuosos por la alta probabilidad de ocultación de la información o simplemente por el desconocimiento de la identidad de tales contactos estrechos, lo que haría imposible el control de los focos y brotes".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook