Los directores de la Comisión Permanente de Centros de Infantil y Primaria de Cantabria han pedido la dimisión de la consejera de Educación, Marina Lombó, en un "ejercicio de responsabilidad", tras conocer el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) que anula la decisión del Gobierno regional de suspender la semana no lectiva del 2 al 6 de noviembre.

Según han señalado los directores en un comunicado, las consecuencias de la medida adoptada por Educación "de manera unilateral" el pasado miércoles de anular la semana no lectiva de noviembre "perjudican gravemente" la organización de los centros de Infantil y Primaria.

El auto del TSJC dictado ayer tarde, que cuestiona los motivos sanitarios que justificaron la decisión de suspender la semana no lectiva, ha ocasionado un "impacto de enorme magnitud en la organización de los centros educativos", han denunciado los directores.

"Siendo conscientes de la situación de extrema urgencia sanitaria en la que estamos, que es y será nuestra prioridad y por la que estamos trabajando incansablemente en los centros, todos los sectores de la comunidad educativa, familias, alumnado, personal docente y no docente, se ven afectados por una medida que se tomó sin acuerdo ni consenso alguno y que nos ha llevado a una situación límite, tanto a nivel profesional como personal", han censurado.

Y han puntualizado que "el desconcierto y gran malestar que hoy sentimos por cómo se han desarrollado los acontecimientos en estos últimos días" les obliga a pedir responsabilidades a quien tomó esta decisión.