15 de mayo de 2008
15.05.2008
Problemas en una de las principales arterias de la comarca
 

Hidrográfica para la obra del último tramo del Corredor del Aller para que no afecte al río

Pérez Villalta espera que «en unos días» se reanuden los trabajos en el trazado Corigos-Cabañaquinta que enlaza con el puerto de San Isidro

15.05.2008 | 02:00
El argayu de las inmediaciones de la localidad allerana de Corigos.

José A. ORDÓÑEZ

Cabañaquinta,

La Confederación Hidrográfica del Norte (CHN) ha decretado la paralización de las obras de construcción del tramo Corigos-Cabañaquinta del Corredor del Aller. La medida fue adoptada el pasado lunes con el objetivo de analizar con detalle las posibles afecciones de los trabajos sobre el río Aller, que discurre en las cercanías de la actuación, según han confirmado fuentes municipales. El alcalde del concejo, el socialista Gabriel Pérez Villalta, confía en una pronta solución del problema y asegura que desde la Confederación se le ha garantizado que los trabajos podrán continuar adelante en el plazo de unos días.


La intervención de la Confederación Hidrográfica del Norte en las obras del tramo Corigos-Cabañaquinta, el único pendiente del corredor, había sido solicitado por el PP allerano, para, en palabras de su concejal Juan Antonio del Peño, «evitar la destrucción masiva del ecosistema fluvial con la extracción de áridos en una zona de protección especial como es el río Aller». El trazado de la nueva infraestructura va por el fondo del valle y afecta, en algunos tramos, al cauce fluvial. Por ello, el proyecto incluye el encauzamiento completo del río, con una longitud total de 600 metros, y la protección de los terraplenes con escollera. Además, los constructores tendrán que realizar dieciséis obras de drenaje transversal y un túnel de 290 metros que permitirá el paso frente a Cabañaquinta sin afectar al cauce del río. Asimismo, la actuación incluye la revegetación de los taludes que se tengan que levantar y la plantación de más de 3.600 árboles autóctonos y arbustos.


Las obras, que comenzaron hace unos meses en las inmediaciones de Corigos, están siendo ejecutadas por la unión temporal de empresas (UTE) formada por Dragados y COPROSA, que cuentan con un presupuesto de 26.330.706 euros y un plazo de ejecución de 30 meses. Corigos-Cabañaquinta, de 5,8 kilómetros de longitud total, discurre entre el final del tramo Moreda-Corigos y la actual carretera del puerto de San Isidro, una vez superado el núcleo de Cabañaquinta.


La actuación no resulta sencilla debido a lo angosto del terreno. Así, según consta en el proyecto, para el desarrollo del trazado será necesario construir nueve estructuras. Una de ellas estará en la conexión con la actual AS-112 en Cabañaquinta; dos en el enlace de Soto; otra servirá para salvar el cauce del río y acceder a Soto; otra para superar la vía de Feve y conectar con la carretera AS-112 en Santa Ana, y cuatro más simétricas en Soto y Cabañaquinta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine