Mieres del Camino,

D. MONTAÑÉS

La planta de Thyssenkrupp Norte, en Mieres, recuperó ayer la normalidad tras llegar a un acuerdo el comité de empresa y la dirección para suspender del expediente de regulación de empleo (ERE), medida que estaba previsto que afectará durante los próximos nueve meses a 181 trabajadores de la planta, dedicada a la fabricación de pasillos rodantes y escaleras mecánicas. Así, los trece miembros del comité de empresa y los tres delegados sindicales que permanecían encerrados en la fábrica desde el pasado martes abandonaron la protesta.

Los portavoces de la plantilla explicaron a este diario que finalmente la dirección de la planta mierense aceptó suspender la regulación tras mantener ayer una nueva reunión con los sindicatos. No hizo falta la intervención de directivos de la multinacional ajenos a la fábrica situada en La Pereda, como reclamaban los trabajadores. «Han asumido nuestras reivindicaciones y a partir de ahora la carga de trabajo se afrontará con total normalidad», señalaron las citadas fuentes de la plantilla.

La regulación se pactó hace unos días, pero el pasado martes la empresa anunció un nuevo pedido que permitirá a la planta construir 46 pasillos rodantes para al estación del AVE de La Meca, en Arabia Saudí. A pesar del aumento de la carga de trabajo, la empresa no aceptó eliminar el ERE y anunció a la plantilla una serie de condiciones para cumplir con el pedido. Entre otras medidas, según fuentes sindicales, la plantilla tenía que adelantar o retrasar sus vacaciones, en función de los puestos que desempeñan en la planta, y buena parte de los empleados deberían de estar disponibles durante los meses de julio y agosto. La plantilla estaba dispuesta a asumirlo pero reclamaban la retirada del ERE de nueve meses, una medida que la dirección aceptó finalmente.