15 de noviembre de 2012
15.11.2012

La caza de rebecos en el Aramo se iniciará en 2013 tras el éxito de la reintroducción

Los 75 ejemplares trasladados desde el parque de Somiedo entre 2007 y 2012 se han reproducido y ya se contabilizan 140 animales de la especie

15.11.2012 | 01:00

La Foz (Morcín), Pablo CASTAÑO

El Aramo vuelve a ser territorio de rebecos y los ayuntamientos de la zona quieren sacarle rentabilidad. El programa de reintroducción de la especie ha sido «un éxito» según sus promotores y actualmente 140 ejemplares ya habitan las sierras del Aramo, Caranga, Tere, Maravio y Sobia tras reproducirse los 75 animales trasladados desde el parque de Somiedo. El siguiente paso es aprovechar la vuelta del rebeco para generar actividad económica. El plan pasa por autorizar las primeras cacerías en el Aramo el próximo año y ofertar paquetes turísticos cinegéticos que incluyan los permisos, el alojamiento, la comida y el transporte.

El Consorcio de la Montaña Central presentó en la noche del martes en La Foz los resultados del plan de reintroducción del rebeco, promovido por la Sociedad de Cazadores de Morcín, y un estudio sobre la caza como recurso turístico en la Montaña Central de Asturias elaborado por la consultora I+T. «Estábamos muy ilusionados con el proyecto de reintroducción del rebeco, pero no esperábamos unos resultados tan rápidos», señaló Valentín Morán, presidente de la Sociedad de Cazadores de Morcín y presidente de la Federación Asturiana de Caza.

El rebeco cantábrico se extinguió en la Sierra del Aramo a principios del pasado siglo y el proyecto de reintroducción comenzó en 2004 con la elaboración de un estudio de viabilidad. Con respaldo del Principado, el colectivo de cazadores puso en marcha en el periodo 2007-2009 las primeras capturas de rebeco mediante redes en el parque de Somiedo (donde hay censados más de 2.000 ejemplares) y su suelta en el Aramo. La segunda fase del plan, presupuestada en 140.000 euros (el 80% aportado por el plan Leader de la Montaña Central y el resto por empresas como Repsol y Gas Natural Fenosa) acaba de concluir e incluyó nuevos traslados de rebecos desde Somiedo y la redacción de un plan de aprovechamiento turístico del nuevo recurso. «En total se soltaron en el Aramo 75 ejemplares procedentes de Somiedo y en 2008 se observaron en la zona de suelta un total de seis crías, en 2009 fueron 11, en 2010 ascendieron a 13, en 2011 a 31 y en 2012 a 39 crías. Hay unos 140 rebecos en el Aramo, por lo que el proyecto sigue los planteamientos previstos en los objetivos iniciales», señaló el biólogo Pablo González-Quirós, de la empresa Biogestión, que se encargó del asesoramiento técnico del proyecto.

Para el próximo año se espera alcanzar los 166 ejemplares de rebeco en el Aramo y autorizar las tres primeras cacerías. El plan contempla que en el horizonte de 2020 ya habiten en la sierra que comparten Morcín, Riosa, Quirós, Proaza y Lena un total de 595 ejemplares y que se puedan realizar un total de 48 cacerías.

«El plan de reintroducción ha permitido recuperar una especie singular que había desaparecido y aumentar la biodiversidad de la zona, pero se trata también de un proyecto de futuro si se liga con el desarrollo de una oferta turística cinegética», señaló José Ramón Diéguez, gerente del plan Leader de la Montaña Central de Asturias, para justificar la redacción del estudio sobre la caza como recurso turístico en la Montaña Central que han encargado.

La Montaña Central quiere ser pionera en el turismo cinegético

«Hasta ahora, la caza apenas se ha aprovechado en Asturias como recurso turístico», señaló Luis Baldó, responsable de la consultora I+T, autora del estudio, que destacó las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades del plan para aprovechar la reintroducción del rebeco en el Aramo como recurso turístico. Entre las debilidades destacó el marco regulatorio de la caza en Asturias o la falta de servicios complementarios en la Montaña Central. Entre las amenazas, la falta de experiencia o la competencia de otros destinos cinegéticos maduros como áreas de Extremadura o Castilla-La Mancha. Entre las fortalezas destacó la situación geográfica del Aramo (en el centro de Asturias y cerca del aeropuerto), la singularidad y novedad de la oferta y que va dirigida a un «turismo de elite» no amenazado por la crisis. Entre las oportunidades: ser una propuesta pionera en Asturias, diversificar la oferta turística, aprovechar la capacidad hotelera de la Montaña Central (1.916 plazas de alojamiento), acceder a nuevos segmentos de mercado y favorecer el crecimiento turístico. Para ello Baldó propuso la creación de productos turísticos cinegéticos como el producto rececho (que incluiría el permiso de rececho de rebeco, el guarda-guía, el alojamiento en media pensión, una comida campestre y un servicio de recogida en el alojamiento), el producto batida, el producto caza fotográfica o el producto observación de la fauna.

«Tras la reintroducción del rebeco en el Aramo ahora empieza un nuevo camino, el desarrollo de la caza como reclamo turístico, y para ello tenemos que buscar y consensuar fórmulas de gestión que lo hagan posible», afirmó María Jesús Álvarez, consejera de Agroganadería del Principado.

Los ganaderos piden al Principado que pague los daños en 15 días

La Asociación de ganaderos afectados por el llobu (Agall) en la comarca del Caudal, junto a otros colectivos de las Cuencas, reclamaron a la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos el pago en 15 días de los daños que produzcan los cánidos en los montes la región. La asociación del Caudal también ha pedido que se estudie la inclusión del monte Llosorio en el mapa de gestión del lobo en Asturias.

Los ganaderos mantuvieron un encuentro con la Consejera de Agroganadería, María Jesús Álvarez, el pasado martes. En la reunión, los responsables de Agall hicieron ver que «el control que se está llevando a cabo en Llosorio no resulta efectivo, por lo que tendrá que endurecerse».

Según los ganaderos de Agall, siguen muriendo reses en el monte mierense a causa de los ataques. También exigieron «más exactitud» en la redacción de informes. «No queremos que se ponga en duda la presencia de lobos en los informes de la Guardería, ni que se siga hablando de causas sin determinar», explicaron ayer los portavoces del colectivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook