19 de mayo de 2008
19.05.2008

El agua provoca un bajón de visitas en el segundo mercado tradicional de Lugones

La lluvia obligó a suspender algunas de las actuaciones que estaban previstas en el parque de la Paz

19.05.2008 | 02:00
Uno de los puestos de venta del mercado tradicional celebrado el fin de semana en Lugones.

La segunda edición del mercado tradicional de Lugones no ha podido repetir el éxito de la primera por causa del mal tiempo. La lluvia que cayó durante las dos jornadas del fin de semana provocó una bajada considerable de las visitas, y obligó a suspender algunas de las actuaciones previstas.

Lugones,

Manuel NOVAL MORO


La segunda edición del mercado tradicional de Lugones ha tenido un éxito menor del que se esperaba, debido a la lluvia que cayó intermitentemente el sábado y ayer, los dos días en que se celebró.

No obstante, a determinadas horas, especialmente cerca del mediodía, hubo bastante gente en los puestos de venta de productos artesanales, sobre todo en los de comidas de elaboración tradicional, que tuvieron una venta relativamente buena; pero, por desgracia, no se pudo repetir el enorme éxito del año pasado. El mercado comenzó el sábado por la mañana. Ya entonces empezó a llover, y la ubicación de los puestos, justo en el centro del parque de la Paz, no fue la mejor para aguantar un día lluvioso. El terreno pronto se encharcó, y no fueron pocas las personas que renunciaron a acercarse al mercado por las condiciones del terreno.


Con todo, hubo momentos de tregua que animaron relativamente el mercado. El sábado al mediodía fue uno de ellos. La lluvia paró durante el tiempo suficiente para permitir que muchos visitantes comprasen todo tipo de productos. Quesos, embutidos, derivados lácteos, bollería, pastelería, etcétera se vendieron muy bien durante este período. También tuvieron ocasión los más pequeños de disfrutar durante un rato de los paseos en poni por el recinto del mercado, pero fue durante poco tiempo, porque la lluvia arreció por momentos y el recinto quedó demasiado desapacible y perdió todo atractivo para las visitas.

Además de esta dificultad para realizar las compras en los puestos de productos artesanales, la lluvia también echó a perder las numerosas actuaciones que estaban previstas en el recinto del mercado. Aunque los grupos folclóricos actuaron como pudieron bajo el templete que corona el parque, se hubieron de suspender numerosas actuaciones, entre ellas la del monologuista Pin de la Cotolla y el sainete costumbrista que estaba previsto que interpretase el grupo de teatro de Carbayín.


Algunos vecinos sugirieron que, para la próxima ocasión, si se da de nuevo la circunstancia de la lluvia, la organización debería plantearse otra ubicación. La zona de los soportales donde se celebra el mercadillo de los viernes de la localidad, aunque menos lucida, sería mucho más práctica para los compradores en caso de que lloviese.


Este año el concejo no ha tenido especial fortuna con los mercados tradicionales. El de Pola de Siero, celebrado en Semana Santa, se echó a perder por completo en dos de sus cuatro jornadas con una lluvia intensa, que obligó incluso a cerrar los puestos de venta.


Esta circunstancia no debe hacer pensar, por otra parte, que los mercados no se celebrarán en el municipio. Es cuestión de suerte, y si este año el tiempo ha sido desfavorable, el próximo puede soplar el viento a favor y hacer que vuelva el éxito.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine