22 de mayo de 2008
22.05.2008

Mayo del 68 en Noreña

22.05.2008 | 02:00
Mayo del 68 en Noreña

Mientras el mundo se agitaba en París tratando de establecer un cambio de ideas a través de la unión de estudiantes y trabajadores en el denominado Mayo francés, y en el que curiosamente casi «todo el mundo» estuvo allí; en Noreña varios grupos de jóvenes, inventaban la Juventud Unida del Deporte, otros generaban las bases del cambio del Movimiento Junior de Acción Católica, y casi todos participábamos en los primeros guateques, con La vida sigue igual del ganador del Festival de Benidorm, Julio Iglesias, o «Tengo tu amor» de «Fórmula V». Fundador estaba como nunca, y encima regalaba discos sorpresa de plástico, que sonaban y todo.


El alcalde Alejandro Ortea planificaba la recién adquirida zona de Los Riegos, base de la mejor zona de servicios socio-comunitarios en un entorno verde de todo el Principado de Asturias. La mayoría de la juventud estudiaba en el instituto filial de la iglesia, y el resto tenían que acudir a los institutos de Gijón y Oviedo, o a los colegios de Jesuitas, Corazón de María, Dominicos o Maristas. En los escasos televisores existentes -por supuesto, en blanco y negro-, o si no en los escaparates veíamos programas como «Cesta y puntos», o series como «Los invasores», «Manix», «Misión imposible» o el «Súper agente 86». Además de acudir al cine Marcelo, cuando se podía íbamos a las salas de cine de arte y ensayo como el Palladium, en donde ese año vimos «Helga», que no era otra cosa que la grabación en cine de un parto real. Comprábamos «Sábado Gráfico», la revista de información general de moda, que de vez en cuando era «secuestrada».


Algunos ese año fuimos de viaje de estudios a París, a los pocos días de que Masiel ganara con el «La, la, la» el Festival de Eurovisión, y nos topamos en la «ciudad de la luz», con un gran ambiente estudiantil, en efervescencia. Por el Barrio Latino y las proximidades de la Sorbona, se cocía algo grande, muchas asambleas y varias manifestaciones, a las que acudimos los alumnos del curso preuniversitario del Corazón de María, y justo cuando regresamos a Asturias reventó el Mayo francés.

Ahí estaban el periodista gijonés Manuel Fernández, el medico de Caravia Fernando Lorenzo, el funcionario de Hacienda de Gijón Juan García Morís, o el que esto escribe. Nos faltó una semana, volvimos el 24 de abril del 68. ¿Seríamos el catalizador asturiano del Mayo francés? ¡Casi estuvimos allí, en el Mayo del 68!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine