22 de mayo de 2008
22.05.2008

Primera cita de «Paca», «Tola» y «Furaco»

22.05.2008 | 02:00
«Paca» y «Tola», mostrando síntomas de celo, en el cercado de manejo de Santo Adriano.

«Paca», «Tola» y «Furaco» tendrán hoy su primera cita. Así lo anunció ayer la Fundación Oso de Asturias (FOA) tras haber observado síntomas de celo en las hembras durante los últimos días. La cita, prevista para las diez y media de la mañana, estará vigilada por varios veterinarios dispuestos a intervenir en caso de que algún animal corra peligro. Las hermanas necesitarán al menos dos montas para ser fecundadas, pero no se conocerá si han quedado preñadas hasta la próxima primavera.

Proaza / Santo Adriano,

V. DÍAZ PEÑAS


«Paca», «Tola» y «Furaco» tendrán hoy su primera cita. Así lo anunciaron ayer fuentes de la Fundación Oso de Asturias (FOA), que señalaron que este primer acercamiento entre los tres ejemplares tendrá lugar a partir de las diez y media de la mañana.


No obstante, serán las hembras las que decidan el momento exacto del encuentro, ya que, como explicó su cuidador, Roberto García, el macho estará en el recinto común y serán las hermanas osas las que deberán entrar en ese espacio.


Esta primera cita forma parte de la primera prueba de fertilidad de los únicos ejemplares de oso pardo cantábrico que viven en semicautividad. «Furaco», ejemplar europeo llegado del parque de la naturaleza de Cabárceno, en Cantabria, para intentar preñar a las hembras, deberá guiarlas durante los próximos días en el proceso de la monta. Los veterinarios del parque cántabro explican que esta especie necesita al menos dos montas, una para poner en funcionamiento el aparato reproductivo y las siguientes para fecundar a la hembra.


A la dificultad del proceso también hay que unir la inexperiencia de «Paca» y «Tola» en estos menesteres. Ninguna de ellas ha tenido nunca contacto con un macho de su especie. De ahí que el papel que juega «Furaco» sea esencial, pues deberá guiar sin prisas a las hermanas en los futuros contactos. Los animales estarán vigilados de cerca por varios veterinarios dispuestos a actuar en el caso de que alguno de los ejemplares corra peligro.


Dada la gestación tardía de esta especie, hasta la próxima primavera no se conocerá si alguna de las dos osas ha procreado. En el caso de que aparezca algún osezno en el cercado, se iniciaría una segunda fase, que pretende conseguir una reserva genética de oso pardo cantábrico puro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine