25 de mayo de 2008
25.05.2008

El alcalde naveto asegura que sólo trasladará a las afueras la movida juvenil del Festival de la sidra

Claudio Escobio pretende concentrar las barras de los pubs en El Tornín para evitar ruido y suciedad en la villa

25.05.2008 | 02:00
Jóvenes, durante una edición pasada del Festival de la sidra, en pleno centro de Nava.

Nava, Franco TORRE


El Ayuntamiento de Nava sólo trasladará a El Tornín la movida juvenil del Festival de la sidra, una medida encaminada a terminar con las molestias que la masiva afluencia de jóvenes a la celebración ocasiona, año tras año, a los vecinos del centro de la localidad, debido al ruido y a los restos de suciedad que quedan en el casco urbano.


El alcalde de Nava, Claudio Escobio, ha detallado las intenciones del Consistorio con objeto de aclarar la polémica generada en la capital del concejo en los días precedentes debido a las modificaciones que el Ayuntamiento ha planteado para esta edición del Festival de la sidra.


Escobio ha asegurado que el grueso de las actividades vinculadas al festival «seguirá celebrándose en los lugares tradicionales, y la plaza Manuel Uría seguirá siendo el eje del Festival de la sidra». En referencia a las actividades desplazadas a la zona verde de El Tornín, Escobio sostiene que «sólo ubicaremos allí el lugar de movida juvenil, facilitando a los "pubs" que instalen allí sus barras».


El Consistorio también ha confirmado la instalación de una barraca y de aseos públicos, así como la presencia de un DJ que amenizará la velada nocturna. Hasta el momento, dos "pubs" ya han comunicado al Ayuntamiento su intención de instalar una barra en la zona. Además de limitar los ruidos y la suciedad, Escobio considera que la medida también será bien acogida por los cerca de 12.000 jóvenes que año tras año se desplazan al festival, ya que «allí podrán estar a su aire y no tendrán las limitaciones de horario que podría haber en el centro». Por su parte, la plaza Manuel Uría contará con una orquesta, y aunque no se permitirán las barras exteriores, los bares y sidrerías sí que podrán instalar sus terrazas. En definitiva, se plantea una zonificación del ocio, una medida de carácter experimental cuya pervivencia dependerá de la acogida que reciba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine