08 de agosto de 2009
08.08.2009

Pravia, concejo de paradas

Una veintena de personas recorren los lugares emblemáticos del municipio a bordo del autobús turístico

08.08.2009 | 02:00
Participantes en el viaje del bus turístico, ayer, en la iglesia de Santianes.

Santianes (Pravia),

V. DÍAZ PEÑAS

Dar a conocer los principales recursos turísticos del concejo de Pravia mientras los visitantes se olvidan de sus coches particulares. Este es el objetivo del bus turístico de Pravia, una iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento y que recorre cada viernes de los meses de verano los principales reclamos culturales del municipio. Ayer, una veintena de personas participaron en el segundo viaje del verano.


El recorrido se realiza siempre que haya un mínimo de diez personas, de ahí que con anterioridad sólo un viernes de julio saliera a recorrer las carreteras del concejo. El resto de los días, como se apuntó desde el área de turismo del Consistorio, no se llegó a completar el cupo y el autobús no pudo circular. Ayer, sin embargo, rodó prácticamente lleno con turistas que principalmente llegaron a Pravia de fuera de la región.


El viaje en bus comienza a las diez y media en Pravia y tiene un coste de cinco euros por persona. La primera parada tiene lugar en Quinzanas, donde se realiza una visita guiada a la iglesia, que presenta interesantes frescos bajomedievales de estilo románico arcaizante. En este templo, los turistas también pueden contemplar la pilastra fundacional, que conserva en su interior una reliquia del siglo VIII.


La siguiente parada es Santianes, donde se visita el museo y la iglesia prerrománica, convertidos en el principal reclamo turístico del concejo. Algo que corrobora el elevado número de visitas registradas en los últimos días, como apuntaron las guías turísticas del municipio. De Santianes el autobús se dirige a Somao, donde se realiza un recorrido por el conjunto de arquitectura indiana.


José María Palomo, un madrileño que ayer participaba en el recorrido turístico, destacaba la comodidad y el hecho de no tener que conducir por carreteras sinuosas. «Creo que es una buena iniciativa, la pena es que no haya más gente. Con el viaje en bus disfrutas más de los paisajes y te olvidas de carreteras donde es difícil conducir y guiarse», concretó.


Por su parte, José Manuel Sáez, otro visitante que participaba en este segundo viaje en bus del verano, valora sobre todo el hecho de realizar las visitas con guía. «Si vienes tú solo no aprecias muchas cosas. Con esta visita guiada se entiende todo mucho mejor y se aprecian todos los detalles. No sólo ves, también aprendes sobre lo que visitas», explicaba este madrileño cámara en mano.


Al final, viajar es un placer. Sobre todo si te llevan y te guían.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído