30 de octubre de 2009
30.10.2009
Carreño

La planta prevista por Tudela Veguín en Aboño quemará residuos para generar energía

El Ayuntamiento ingresará casi dos millones por la construcción de un molino de escoria y cemento

30.10.2009 | 01:00
Riego y Gómez Nava, a la izquierda, en la reunión de ayer en Candás.

Aboño (Carreño),


Braulio FERNÁNDEZ


La planta energética que la cementera Tudela Veguín, en colaboración con HC Energía, pretende instalar en el Alto de Aboño, obtendrá energía de la combustión de ruedas y madera, según informaron ayer miembros del comité de empresa, que se reunieron con representantes municipales para conocer en qué punto se encuentra la tramitación de la licencia para realizar el desmonte. Esta nueva central, llamada de cogeneración y que se encuentra en fase de redacción del proyecto, se ubicará en la parte trasera del Alto de Aboño, una vez sea explanada en próximas fechas.


La planta de cogeneración permitirá, mediante el aprovechamiento de los gases de escape de motores de combustión alternativa, disponer de energía térmica requerida por el proceso de Tudela Veguín para la fabricación de cemento. La energía eléctrica producida en excedente por la planta será evacuada a la red y vendida en el mercado de la energía. «Se rentabilizarán los materiales de desecho de la fábrica, con la quema de esos combustibles alternativos, como ruedas o madera», precisó ayer el portavoz del comité de Tudela, Jesús Gómez Nava.


Pero la explanación del Alto de Aboño traerá consigo también la construcción de un nuevo molino de escoria y cemento en la zona. Esta actuación tendrá un coste de 48 millones de euros, de los cuales el 4 por ciento revertirá en el Ayuntamiento de Carreño una vez sea cobrada la tasa de ejecución del proyecto de obra. El municipio ingresará por lo tanto 1,9 millones de euros sólo por la construcción del nuevo molino, cuyos trabajos finalizarán en agosto del próximo año, según apuntó Gómez Nava.


Los representantes del comité de empresa de Tudela acudieron ayer al Ayuntamiento de Carreño para reunirse con el alcalde, Ángel Riego, con el fin de conocer de primera mano el estado en el que se encuentra la tramitación de licencia de obra para efectuar el desmonte de Aboño. Riego tranquilizó a los sindicatos asegurándoles que la licencia saldrá adelante. Desde el comité recordaron que la planta de Tudela Veguín en Carreño cuenta en la actualidad con 210 trabajadores, de los cuales «el 60 por ciento son carreñeses o residen en el municipio», así como la necesidad que la empresa tiene de ampliar su zona de actividad en Aboño.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído