27 de enero de 2010
27.01.2010
La Nueva España
Carreño

El Ayuntamiento desaloja un almacén en riesgo de derrumbe desde 2007

La instalación era usada por los talleres de empleo municipales, que se han trasladado a las parroquias

27.01.2010 | 01:00
El almacén desalojado en Candás, ayer.

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


El Ayuntamiento de Carreño ha desalojado al personal de los talleres de empleo que tenían como base un almacén municipal en el barrio candasín de La Matiella, cuya cubierta corre riesgo de desplome. Estos trabajadores pasarán a realizar sus labores desde otros edificios municipales de las parroquias de Ambás y El Valle, ya que un informe de los técnicos municipales, al que ha seguido una queja por parte de los sindicatos, ha provocado el desalojo. El inmueble, que antiguamente era propiedad de Helados Alacant, se encuentra en un «estado de conservación deficiente», según un informe técnico fechado en octubre de 2007.


«Dado que hasta la fecha, y a pesar del tiempo transcurrido, no han sido adoptadas las medidas oportunas que puedan evitar el colapso de la cubierta y la construcción sigue siendo utilizada con asiduidad por el servicio municipal de obras», responsables del comité de seguridad y de salud del Ayuntamiento de Carreño solicitaron el pasado día 12 de enero que, hasta que se acometiesen las obras necesarias para la rehabilitación del inmueble y éste dejase de ser utilizado por los trabajadores municipales, se impidiese el uso y el acceso a su interior.


Según han expuesto los delegados de prevención del comité de seguridad y de salud del Ayuntamiento de Carreño, del que forman parte los sindicatos, ya se dio cuenta en junio de 2008 a los responsables municipales de la preocupación de los trabajadores con respecto al almacén. Se sustentaba su queja en el informe de los técnicos de octubre de 2007, en el que se describía el estado «deficiente de conservación de la nave y su evolución desfavorable, en lo referente a las patologías detectadas». Los técnicos municipales ya recomendaban entonces el uso limitado del inmueble, estimándose «urgentes» las medidas a llevar a cabo para consolidar estructuralmente el inmueble.


Desde entonces, no han sido llevadas a cabo dichas medidas, según denuncian los sindicatos, por lo que se informó a los trabajadores del estado en que se encuentra el edificio, que ahora ya sí ha sido desalojado. En su interior aún permanecen dos autobuses municipales, un camión e, incluso, el quiosco de Prieto, que antiguamente ocupaba un espacio en la parte alta de la plaza de La Baragaña y que está en el almacén de La Matiella en custodia por parte del Ayuntamiento. El almacén se encuentra entre varias viviendas en un barrio periférico de la villa que en los últimos años ha incrementado notablemente su población.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído