22 de febrero de 2010
22.02.2010
 
Carreño

La Junta de Toponimia se plantea rectificar y dejar la «G» a Guimarán

Los vecinos rechazan el topónimo Quimarán, que aprobó el Principado en verano, y han solicitado su revisión

22.02.2010 | 01:00
Un cartel reivindicando la oficialidad de «Guimarán», en El Empalme.

Guimarán,

Braulio FERNÁNDEZ

Los vecinos de Guimarán han llegado con sus peticiones hasta el final. La Junta Asesora de Toponimia, el órgano que decidió en 2005 modificar el nombre de la parroquia, pasando de escribirse con «G» a hacerlo con «Q», votará en las próximas semanas la modificación del topónimo, que podría volver a ser Guimarán y no Quimarán. Según adelantaron desde la Consejería de Cultura, la Dirección de Política Lingüística del Principado recibió hace algunas semanas la encuesta llevada a cabo por los vecinos en la que se pone de relieve la preferencia de los guimaranos por que les sea devuelto su topónimo tradicional. Ahora el Principado ha decidido llevar esa encuesta a la Junta de Toponimia, que finalmente decidirá mediante votación si atender la petición de reescribir el nombre de la parroquia carreñense o dejarlo como está desde 2005.

Los vecinos de Guimarán apoyan en su totalidad la devolución del topónimo tradicional de la parroquia, con «G», en sustitución del aprobado en 2005 por el Principado, Quimarán, que sentó muy mal entre el vecindario. La encuesta realizada puerta a puerta durante la segunda mitad del año por la Asociación de Vecinos de Guimarán ha revelado que ni un solo vecino se identifica con la «Q», sino con la tradicional «G».

En una parroquia de 330 habitantes se realizaron 301 encuestas, con el concluyente resultado de que 288 personas apuestan por la «G» en lugar de la «Q», 13 defienden el uso de los dos topónimos y nadie exclusivamente el de Quimarán.

La polémica surgió en junio, cuando con la finalización de las obras de la carretera que atraviesa la parroquia se instaló la nueva cartelería ya con el topónimo actual. Eso molestó a un amplio sector de la vecindad, que inició una consulta puerta por puerta a través de la asociación de vecinos para determinar cuál es el topónimo más usado, e incluso llenó de pancartas la zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook