27 de febrero de 2010
27.02.2010
 

La conducción temeraria conlleva penas de seis meses a dos años

l Los guardias le ofrecieron una ambulancia, pero pidió que le llevase la patrulla
l Malestar en la Guardia Civil por su denuncia de una posible negativa de auxilio

27.02.2010 | 01:00

Oviedo, L. Á. V.

El ex alcalde de Siero se verá las caras con el juez pasado mañana, lunes, 18 días después de sufrir el accidente y ser pillado con una tasa de alcohol que triplicaba la permitida. Será a las nueve y media de la mañana, en el Juzgado de instrucción número 2 de Pola de Siero. Inicialmente iba a ser sometido a un juicio rápido el pasado miércoles, día 17, pero se decidió tramitar el asunto como procedimiento ordinario al no haber presentado el Ayuntamiento de Siero un parte de daños del vehículo oficial del regidor, que ha sido declarado siniestro total.


Corrales aseguró que intentará defenderse de las imputaciones que pesan contra él, a saber: conducción temeraria y bajo los efectos de las bebidas alcohólicas. Por este último delito podría ser condenado a una pena de 3 a 6 meses de cárcel o multa de 6 a 12 meses y trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y, además, la de privación del derecho a conducir de 1 hasta 4 años. La conducción temeraria es aún más grave. Conlleva penas de seis meses a dos años de cárcel, así como la retirada del carné de conducir de uno a seis años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído