01 de abril de 2010
01.04.2010
La Nueva España
Carreño

El Ayuntamiento negocia con Albo para completar el saneamiento

Parte de las conducciones discurren bajo la fábrica de la firma conservera,
ya abandonada

01.04.2010 | 02:00
Una excavadora hace acopio de arena para tapar el aliviadero, ayer, en Candás.

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


El Ayuntamiento de Carreño negocia desde el pasado mes de febrero con la empresa Albo, afincada definitivamente en Galicia, para llevar a cabo el saneamiento de las calles Carlos Albo y Pedro Herrero de Candás, que pasa bajo la fábrica de la firma conservera. El enganche de estas dos zonas al colector general completaría el saneamiento de la villa candasina y pondría fin a una década de intensas reclamaciones vecinales al respecto.


Según declararon ayer fuentes del gobierno, «a finales del pasado año se diseñó una nueva solución para el proyecto de saneamiento de Carlos Albo y Pedro Herrero, que no está supeditada a ninguna herramienta urbanística de larga tramitación, como es el caso de un PERI (plan especial de reforma integral)». Los munícipes pretenden así que el proyecto pueda ser llevado a efecto «de forma inmediata», aunque reconocen que cuentan con un último escollo, y es que dicho proyecto «no depende exclusivamente del Ayuntamiento».


Esta última dificultad tratará de ser superada después de Semana Santa, toda vez que se trata de sacar adelante una negociación con la conservera Albo, puesto que buena parte del saneamiento pasa por debajo de su industria inactiva en Candás. Fuentes municipales revelaron ayer que se han producido contactos con la empresa desde el mes de febrero, y que la respuesta definitiva se producirá tras las festividades religiosas, aunque desde el gobierno no se pronunciaron al respecto de los contactos con Albo.


El Partido Popular ya instó hace pocos días al ejecutivo local a completar el saneamiento de Candás. Al respecto, Melania Álvarez, concejala de Urbanismo, señaló que «el PP se aprovecha ahora que sabe que el proyecto está en marcha para pedir el saneamiento, y apuntarse luego el tanto una vez se lleve a cabo».


Por otra parte, y durante los últimos días, operarios municipales han procedido a tapar el aliviadero del río Noval que desemboca en el espacio portuario candasín de La Pregona. Las calles no conectadas al colector, Carlos Albo y Pedro Herrero, alivian al río que transcurre subterráneamente hasta el mar, lo que produce malos olores en la zona turística de la villa. Por ese motivo, el Ayuntamiento ha procedido a tapar la salida del río al mar por La Pregona.


Además, el saneamiento de Carreño recibió ayer un nuevo impulso con la adjudicación de las obras de depuración de los núcleos incluidos en las cuencas de los arroyos Reconco y Pervera, que tendrá un coste de 5.456.628 euros, y de las que se hará cargo la empresa Ferrovial, tras rebajar en más de tres millones de euros el precio de licitación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook