14 de mayo de 2010
14.05.2010
 
Los últimos druidas

El saber rural

14.05.2010 | 02:00
El saber rural

Cuentan que los alumnos de un colegio de Grado se esmeran en los cuidados de un huerto ecológico: berzas, acelgas, lechugas, tomates, fresas? crecen con el esmero y amor de los pequeños, sus fesorias y mangueras. Al fin, algunos educadores han comprendido que la base de los estudios comienza por ahí, es decir, el respeto a la tierra y su convivencia con ella, recuperando así miles de años entre el surco y el hombre. Son los primeros y tímidos pasos, pero hay que ir mucho más allá. Si en verdad se quieren recuperar las verdaderas raíces es necesario salir con los niños al campo: rescatar la toponimia de cientos de lugares cuyos nombres caen en desuso y en el olvido; las tradiciones y costumbres, la denominación de los útiles de labranza, el espíritu de solidaridad y ayuda mutua entre los vecinos y, sobre todo, la comunicación con los pocos druidas que nos quedan. Ellos y ellas son las auténticas bibliotecas y la sabiduría que se ha trasmitido de generación en generación. Es decir, salir en busca del tiempo y del paraíso perdido. Por algo se empieza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine