03 de junio de 2010
03.06.2010
Siero, Noreña y Llanera

Feve ultima la supresión del paso a nivel de Xixún sin atender las peticiones vecinales

La conclusión de los trabajos permitirá reabrir la carretera de La Gargantada, uno de los enlaces de la Autovía Minera con la de Oviedo a Villaviciosa (A-64)

03.06.2010 | 02:00
El nuevo tramo de carretera, con aceras, bajo la vía de Feve.

Pola de Siero / Oviedo

M. N. MORO / J. ORDÓÑEZ

El enlace entre la Autovía Minera (AS-1) y la Oviedo-Villaviciosa (A-64) por la carretera de La Gargantada se reabrirá en breve. Las obras de supresión del paso a nivel de Feve en Xixún, causantes de un corte de circulación que se dilata ya casi diez meses, están a punto de concluir, según confirmaron ayer fuentes cercanas al proyecto. La actuación, ejecutada por la empresa ferroviaria de vía estrecha que preside Ángel Villalba, cuenta con un presupuesto de 5 millones de euros.

Además de mejorar la seguridad vial, el objetivo de estas obras es acabar con las retenciones que provocan los trenes de la línea Gijón-Laviana en una carretera local que, a falta de la construcción del enlace definitivo en Mudarri, es la principal conexión entre las dos grandes autovías del centro de la región.

A pesar de que la eliminación del paso a nivel se había convertido con el tiempo en una reivindicación histórica en Xixún y en Bendición, ni el proyecto ni el resultado final de los trabajos satisfacen en la zona. El presidente del colectivo vecinal de Xixún, José Serafín Rodríguez, señaló ayer que la obra «no se ajusta en absoluto a las necesidades de los vecinos», toda vez que no incluye el paso elevado que vienen reclamando, sin éxito, desde el mismo momento en que se anunció la actuación. «El proyecto plantea que la carretera y la acera pasen por debajo de la vía de Feve, con el consiguiente peligro para los peatones», subrayó el dirigente vecinal, quien, al tiempo, aboga por «tomar medidas antes de que se produzca algún accidente de gravedad».

Además, Serafín Rodríguez alerta de que la carretera «quedará por debajo del nivel del río», algo que hace presagiar «inundaciones seguras cuando llueva mucho».

Aunque sea con protestas vecinales, la reapertura de la carretera de La Gargantada supondrá un alivio para los automovilistas que utilizan la Autovía Minera como salida hacia el centro o hacia la comarca oriental de la región, y más en un momento en el que también se encuentra en obras la conocida como carretera de los túneles. En estos momentos, los conductores que, procedentes de Mieres, transitan por la AS-1 y quieren incorporarse a la A-64 tienen que conducir hasta la salida de Ferrera y, luego, utilizar las sinuosas y estrechas carreteras locales que llegan hasta Pola de Siero y Noreña.

La situación es fruto del retraso del enlace de la Autovía Minera y la AS-64 en Mudarri. Las obras permanecen paradas desde hace muchos meses, debido a la decisión de Fomento de mejorar el proyecto que le diseñó el Ejecutivo regional. Aunque el delegado del Gobierno, Antonio Trevín, anunció a comienzos de año que los trabajos se reanudarían en breve, siguen paralizados y parece difícil que se cumpla el compromiso de abrir el enlace para la Semana Santa de 2011.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine