21 de julio de 2010
21.07.2010

La Pola cierra el Carmín dejando un rastro de basura en el prau de La Sobatiella

21.07.2010 | 02:00
El prau de La Sobatiella, lugar de celebración de la romería del Carmín, en la mañana de ayer, convertido en un basurero.

Pola de Siero,


Franco TORRE


Pola de Siero cerró esta madrugada las fiestas del Carmín, tras una jornada final dedicada a los niños, que disfrutaron del espectáculo infantil del «Mago Loco», la gallina «Clementina» y el mono «Mariano», culminado con una gran espicha en la carpa instalada en la calle Luis Navia Osorio.


Mientras los niños disfrutaban de una gran jornada de ocio, los empleados municipales comenzaban las tareas de limpieza tras cinco días de festejos. Ya desde primera hora de la mañana, varios trabajadores del servicio de limpieza aplicaban agua a presión en el aparcamiento del mercado de ganado, punto de acceso al prau de La Sobatiella, que albergó la multitudinaria romería del lunes. Aparte de servir como entrada al prau, el aparcamiento del mercado también sirvió de estacionamiento a numerosos vehículos y allí se instalaron los servicios de emergencia que atendieron a los asistentes a la fiesta.


Pero si el aparcamiento sufrió la celebración de la romería, el prau de La Sobatiella presentaba un aspecto desolador. Los campos estaban cubiertos por cientos de bolsas, servilletas, envases de plástico y vidrio, jirones de ropa, restos de comida e incluso algún toldo, prueba de la marea de gente que acudió a la «romería de Asturias» en la tarde del lunes.


Los festejos concluyeron esta madrugada con la tradicional «Danza prima» que se ejecutó en el parque de Alfonso X El Sabio. Tras la danza, el mariachi «Estampa de México» ofreció un recital para los numerosos polesos que optaron por apurar las celebraciones y disfrutar de una sexta noche del Carmín.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook