24 de noviembre de 2010
24.11.2010
Carreño

El Principado cede y planteará a la Xunta de Toponimia la vuelta al nombre de Guimarán

Política Lingüística precisa que el cambio ha de ser solicitado por el Ayuntamiento

24.11.2010 | 01:00
El Principado cede y planteará a la Xunta de Toponimia la vuelta al nombre de Guimarán

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


La directora de Política Lingüística del Principado, Consuelo Vega, ha abierto la puerta al cambio de denominación oficial de las parroquias carreñenses de Guimarán y Piedeloro, que desean recuperar los nombres que tenían en los últimos años y sustituir los adjudicados por la Xunta Asesora de Toponimia, Quimarán y El Pieloro, respectivamente.


Según la responsable de la gestión lingüística autonómica, el Principado se plantea «revisar algún topónimo», aunque advierte de que debe ser el Ayuntamiento de Carreño el que envíe la propuesta de cambio al Consejo de Gobierno. Es decir, que la decisión sobre el cambio del nombre de las parroquias empezará mañana, jueves, en el Pleno municipal, cuando se vote una moción del Partido Popular para recuperar la oficialidad de los topónimos Guimarán y Piedeloro, ya que sendas encuestas dejaron claro que los vecinos no se identifican con los nombres elegidos por la Xunta Asesora de Toponimia.


Así las cosas, todo indica que no habrá dificultades para que la postura de la vecindad se vea refrendada en la esfera política, ya que en la votación del Pleno de mañana se da por seguro el voto a favor del PP, grupo que plantea la modificación, y del PSOE. El alcalde, el socialista Ángel Riego, recuerda que fue su grupo el que planteó a los vecinos la realización de las encuestas. Una vez aprobada en el Pleno, la propuesta de modificación deberá ser remitida a la Xunta Asesora de Toponimia, que, según avanza Vega, «se reunirá para debatir el asunto a mediados de diciembre».


La directora de Política Lingüística y su jefa de servicio, María Antonia Pedregal, acudieron ayer a Candás para mantener una reunión sobre el asunto con el Alcalde. Vega precisa que la toponimia de Carreño, la primera en ser aprobada por el Consejo de Gobierno, en 2005, «surgió con vocación de permanencia, aunque eso no impide que puntualmente, cuando hay un desacuerdo con los vecinos, se atienda su reclamación».


Vega también precisa que «lo de Guimarán es un caso puntual, y no queremos que dé la impresión de que no es», al tiempo que comparte con Riego la opinión de que el motivo por el que la ciudadanía ha expresado cuatro años después su desacuerdo con el topónimo se debe a la reciente señalización de la carretera CE-6 que atraviesa Guimarán.

«Puntualmente, se puede atender alguna reclamación vecinal»


<Consuelo Vega
>

Directora de Política Lingüística

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído