29 de noviembre de 2010
29.11.2010
La Nueva España
Carreño

El concejo se pasa a la energía verde

El Ayuntamiento coloca paneles fotovoltaicos en La Baragaña y una instalación geotérmica en La Mata para contaminar menos y ahorrar

29.11.2010 | 01:00
Una grúa, colocando los paneles solares en la cubierta del Polivalente, esta misma semana, en Candás.

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


El Ayuntamiento de Carreño ya es pionero en la implantación de sistemas de generación basados en las tecnologías renovables y, gracias a ello, dejará de emitir unas 14 toneladas de CO2 a la atmósfera, además de ver reducida notablemente su factura energética. Para empezar, esta semana ha instalado los dos primeros equipos en esta nueva tendencia que se ha propuesto extender a todos los edificios municipales.


Así, el Centro Polivalente de La Baragaña, que pasa por ser el edificio municipal más grande de cuantos cuenta Carreño, ha sido escenario de la colocación de unos paneles fotovoltaicos que darán energía a toda la instalación y que, incluso, permitirán la venta de parte de ella. De forma paralela, los nuevos servicios aún sin inaugurar en la nueva tribuna del campo de fútbol de La Mata acogerán la primera instalación geotérmica de la región, que facilitará el suministro de agua caliente y calefacción a los vestuarios aprovechando el propio calor que genera el suelo.


El dispositivo instalado en el Polivalente pretende la producción de energía eléctrica mediante paneles fotovoltaicos. Esta instalación de casi doce kilovatios de potencia generará la suficiente energía para el centro y ofrecerá, además, un excedente que será vendido a la compañía eléctrica, estimándose unos ingresos anuales de 4.515 euros y evitando la emisión a la atmósfera de 5.000 kilos anuales de CO2. La recuperación del coste de la instalación se hará efectiva entre ocho y nueve años, según el estudio realizado por la directora del proyecto, Irene Méndez, perteneciente a la empresa Rennova.


En cuanto a la actuación correspondiente a la mejora energética en los vestuarios del campo de fútbol, se optó por una instalación de agua caliente y calefacción que aprovecha la energía almacenada en el subsuelo de forma natural. Tanto la extracción como el aprovechamiento energético se realizan con el auxilio de una bomba de calor, garantizando el abastecimiento de agua caliente y de calefacción con un consumo energético reducido y una alta eficiencia energética. Según Pablo González, de Rennova Ingeniería, «la instalación ahorrará anualmente un 65 por ciento de energía».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído