26 de marzo de 2011
26.03.2011
La Nueva España

Menéndez: «Mi deseo es que se raspe el mural de la Salve»

El autor de la pintura de El Paseín, completamente deteriorada, critica la dejadez municipal y rechaza realizar una réplica

26.03.2011 | 01:00
Alfredo Menéndez retoca el mural en Candás.

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


Alfredo Menéndez, autor del mural de la Salve marinera que adorna una de la paredes de la plaza candasina de El Paseín, rechaza cualquier opción de volver a pintar la misma escena en otro soporte, o de restaurarla, como ha planteado la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Carreño. Según el pintor, que cuenta con decenas de obras en sitios públicos de la villa, la decisión está tomada desde hace tiempo: «Creí que había quedado clara». Dice Menéndez que no desea que se restaure el mural ni que se vuelva a pintar: «Los dirigentes ya saben que mi deseo es que se raspe la pintura de la pared».


El Ayuntamiento decidió el jueves, con el apoyo de todos los grupos políticos, plantear al autor la opción de dibujar la misma escena típica candasina del canto de la Salve sobre un nuevo soporte, de igual tamaño. Éste sería superpuesto sobre el mural original, muy deteriorado. Esta opción cuenta con la ventaja económica de no tener que acometer ninguna obra en el lugar, lo que encarecería el proyecto de restauración planteado en un inicio.


Pero de igual forma, Alfredo Menéndez ha mostrado su negativa a que esta opción se haga realidad. «Si se hubiera cuidado la pintura en su momento y no se hubiera permitido que quedase tan deteriorada, no se tendrían que haber tomado decisiones de este tipo», señaló ayer el autor, que argumenta además razones de salud para rechazar la oferta carreñense.


Así pues, al Ayuntamiento de Carreño se le agotan ahora las opciones para evitar la pérdida de una de las obras más grandes con que cuenta su patrimonio de arte callejero. El mural de Menéndez representa una escena típica de finales de siglo XIX durante la celebración de la Pascua. En ella aparecen reflejadas algunas características de la población candasina del momento.


Se trata, en concreto, del canto de la Salve marinera de 1899, y, según el propio autor, «hay una selección muy concreta de personajes, que reflejan diferentes personalidades y actitudes candasinas de la época».


El mural de la Salve forma parte de un parque pictórico que cuenta con más de una docena de pinturas de este tipo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído