23 de noviembre de 2011
23.11.2011
La Nueva España
Carreño

Los vecinos confían en que el plan urbano, que se aprobará este año, libere aparcamientos

El colectivo vecinal exige una solución inmediata para el saneamiento de las calles Carlos Albo y Pedro Herrero

23.11.2011 | 01:00
Almacenes de Conservas Albo, en el casco urbano de Candás.

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


El Plan General de Ordenación Urbana, cuyo informe ambiental acaba de ser aprobado por el Principado de Asturias, prevé la liberación del espacio que actualmente ocupa la fábrica de conservas Albo, sin actividad desde 2009, y a él se agarran instituciones y vecinos para poder materializar una de las necesidades básicas de Candás, las plazas de aparcamiento. La asociación de vecinos está convencida de poder encontrar una solución con el nuevo documento de planeamiento. «Uno de los aspectos más interesantes del plan será ver cómo se materializa una gran bolsa de suelo para aparcamiento», en palabras del presidente del colectivo, Luis Fernández.


La creación del espacio para el estacionamiento de vehículos, una carencia histórica de la villa marinera, sólo será posible una vez se aprueben las nuevas normas urbanísticas, que prevén reserva de suelo para estos fines en cada nueva construcción -muy especialmente en el caso de Albo, donde quedará libre una gran superficie, que únicamente en una pequeña parte se destinará a la construcción de viviendas.


Sin embargo, los vecinos mostraron ayer su deseo de que otro de sus grandes anhelos, la conexión de los edificios de Carlos Albo y Pedro Herrero a la red general de saneamiento, también en el entorno de la conservera, no esté pendiente de la aprobación del plan urbano. «Es necesario dar una solución de inmediato al problema del saneamiento», señaló Fernández al respecto, «aunque nos preocupa tener que esperar por Albo, ya que puede tardar todavía en resolverse», añadió.


Por ese motivo, los vecinos esperan que «se desvincule la ejecución del saneamiento de estas calles con el futuro del PGOU». Además, señalaron con interés otras reformas en la zona, como la recuperación del cauce del río Noval, a su paso por los terrenos de la conservera, y recordaron a las administraciones la necesidad de que, a pesar de la aprobación del plan urbano y en lo que respecta a las edificaciones, se mantengan las previsiones del último plan especial de reforma interior para la zona.


Además, el plan urbano estará aprobado, previsiblemente, antes de final de año. Según adelantaron ayer desde la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, «salvo que surja alguna incidencia no prevista, la estimación es que el PGO de Carreño esté aprobado antes de que acabe el año». Esto será posible tras reunirse la Comisión de Urbanismo y Ordenación del Territorio (CUOTA), el próximo mes de diciembre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook