26 de diciembre de 2011
26.12.2011
 
Comarca de la Sidra

La sidra resiste la crisis

La producción de la bebida regional apenas ha descendido a pesar de la mala situación económica, según los lagareros

26.12.2011 | 01:00
Botellas de sidra en la barra de un bar.

Nava / Villaviciosa,

Mariola MENÉNDEZ

Aunque la crisis golpea fuerte, la sidra resiste. Lagareros y hosteleros reconocen que se alterna menos y que el consumo se ha reducido, pero el precio económico de la bebida regional por excelencia (entre los 2,3 y los 3 euros la botella) le beneficia. Los lagares no han visto una reducción importante en la producción, a la par que tienen más litros de excedente de cosecha de 2010 de lo que habitualmente guardan en la bodega otros años.

El presidente de la Asociación de Lagareros de Asturias, el naveto José María Osoro, señala que «la producción se mantiene porque es un mercado bastante estable», aunque vaticina que éste será «un año difícil». Agrega que «la crisis va cambiando los hábitos», ya que, según aprecia el sector, está creciendo el consumo de sidra en casa y las salidas a las sidrerías se concentran en los fines de semana, reduciendo drásticamente el alterne de lunes a viernes.

Elena Zapatero, del lagar naveto de Zapatero, sostiene que la coyuntura económica ha afectado al «consumo diario en la hostelería, pero el fin de semana la sidra aguanta bien». Pone como ejemplo que «lo que antes se vendía en diez días, ahora sale en quince». José Luis, de Orizón, mantiene la misma opinión: «Se sale menos, pero cuando se sale se consume más sidra», quizá porque es una bebida económica.

Más pesimista es Amable Bedriñana, de la sidrería maliayesa a la que su apellido da nombre. Afirma que «la crisis se nota para la sidra, para la comida y para todo. Por semana vale más tener cerrado y en fin de semana vas capeando el temporal y eso que hemos tenido buen tiempo», lo que ha animado a los clientes a concurrir las terrazas y consumir sidra. Bedriñana estima que este descenso ha rozado el 20 por ciento.

Los negocios de hostelería también se han visto repercutidos por el freno del sector de la construcción, porque al haber menos obreros también tienen menos comensales para el menú del día. «Es desolador. Estamos tirando con lo del verano», señala Bedriñana. Al menos, el buen tiempo del final del estío y el principio del otoño han servido para alargar la temporada alta de consumo de sidra y tener llenas las terrazas.

Ante este panorama no es de extrañar que «la mayoría de las empresas están actuando con mucha prudencia», reconoce el presidente de la Asociación de Lagareros de Asturias, José María Osoro. No obstante, apostilla que la difícil coyuntura económica no ha impedido a algunos productores seguir invirtiendo en sus instalaciones. «Es el segundo sector que más invierte después del lácteo, superando al cárnico», destaca Osoro.

«La sidra se mantiene porque es un mercado bastante estable»

>

Presidente de los lagareros

«La crisis también se nota, estamos tirando de lo del verano»

>

Hostelero

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído