09 de febrero de 2012
09.02.2012
Siero, Noreña y Llanera

Vecinos de Lieres se encierran en el consultorio para exigir su reparación

Un segundo baño, una rampa de acceso y el aislamiento de la planta baja, reclamaciones urgentes de los encerrados

09.02.2012 | 01:00

Lieres (Siero),


Lucas BLANCO


Los vecinos de Lieres decidieron pasar a la acción e iniciaron ayer un encierro en el consultorio médico de la localidad para exigir su reparación. Hartos de años de promesas incumplidas, los encerrados aseguran que mantendrán la medida «indefinidamente» hasta que las administraciones públicas pongan fin a lo que consideran «una situación médica tercermundista».


Desde las once de la mañana de ayer, grupos de un mínimo de cuatro vecinos realizan turnos para permanecer día y noche en la primera planta del centro del edificio, el antiguo hospital de la mina de Solvay. Amenazan con permanecer allí todo el tiempo que sea necesario. «Estamos hartos de buenas palabras, hasta que no haya hechos no dejaremos de movilizarnos», asevera el presidente de la Asociación de Vecinos y Amigos de Lieres (AVAL), José Manuel Vigil, que promovió junto al colectivo «La Meruxa» la iniciativa, que fue respaldada en la asamblea de vecinos celebrada el viernes.


El incumplimiento de un compromiso de la Consejería de Sanidad para participar en una reunión a tres bandas con los vecinos y el Ayuntamiento de Siero a lo largo del mes de enero fue la gota que colmó el vaso de la paciencia en Lieres.


Por ello, los vecinos han iniciado una campaña para recabar apoyos, repartiendo folletos en los que piden la colaboración del pueblo y el «apoyo de todos los grupos políticos y sindicatos mineros para lograr la rehabilitación y continuidad de un hospital que, además de estar catalogado por Cultura, es un edificio emblemático del devenir de Lieres».


Las demandas de los encerrados se concretan en una actuación urgente de unos 20.000 euros que serían destinados a construir un segundo baño en el consultorio, así como a la instalación de una rampa de acceso en sustitución de los dos escalones actualmente existentes y al aislamiento de la planta baja de la primera, que actualmente se encuentra abandonada y corre riesgo de convertirse en un foco infeccioso. Todo ello, sin renunciar a una reforma integral valorada en más de 300.000 euros cuyo proyecto ya fue elaborado y prometido durante la anterior legislatura por el equipo del entonces consejero, Ramón Quirós.


Para lograr sus objetivos, los vecinos cuentan ya con el respaldo de los grupos municipales. Esta misma tarde está previsto que representantes de todas las formaciones se reúnan con la comisión vecinal, constituida la pasada semana, para intentar dar una respuesta a la reclamación de los afectados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído