01 de marzo de 2012
01.03.2012

La juez obliga a votar la moción y deja la Alcaldía de Siero en bandeja a «Los Trece»

El fallo rectifica a la mesa de edad al considerar que se vulneraron los derechos fundamentales de los ediles firmantes que el PP expulsó - El casquista Eduardo Llosa acaricia el mando en el cuarto municipio asturiano, con los apoyos de los ex populares, Conceyu y La Fresneda

01.03.2012 | 01:00

Pola de Siero,

Franco TORRE

«Los Trece» pueden retomar el asalto a la Alcaldía de Siero. La magistrada-juez del Juzgado de lo contencioso administrativo número 6 de Oviedo, Belén Alicia López, ordenó ayer la repetición, en un plazo de cinco días, del Pleno del pasado 31 de octubre, en el que se debía votar, pero no se hizo, la moción de censura contra el alcalde, el socialista Guillermo Martínez. La juez entiende que la decisión de la mesa de edad, que paralizó el procedimiento por considerar que los ediles Luis Vázquez, María Jesús Berdasco, Engracia Valle y Mauricio Bogomak -suspendidos de militancia del PP-, ya no formaban parte del Grupo municipal Popular, era «nula de pleno derecho».

Esta decisión de la magistrada deja en bandeja la Alcaldía del cuarto concejo de Asturias al casquista Eduardo Martínez Llosa, que prevé sumar a los seis votos de su formación (Foro) los cuatro de los ediles díscolos del PP -ya expulsados definitivamente del partido, pero que figurarán dentro del grupo municipal durante la sesión plenaria-, los dos de la Plataforma Vecinal de La Fresneda (PVF) y el del portavoz de Conceyu. Estas cuatro fuerzas sostendrán en adelante, si nada cambia, el nuevo gobierno de Siero.

La parte más conflictiva de la sentencia se refiere sin duda al choque entre el artículo 197.1 de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG) -reformado en febrero de 2011 y que regula el procedimiento para votar las mociones de censura y las posibles actuaciones en casos de transfuguismo- y los derechos fundamentales recogidos en los artículos 23 y 24 de la Constitución española. Para la magistrada prevalecen estos últimos.

«Los Trece» entienden -y así se lo confirma la juez- que la decisión de la mesa de edad, que conformaron los concejales populares José Manuel Llera y David Ordóñez, vulneró sus derechos fundamentales. Consideran que la suspensión provisional que padecían en ese momento los cuatro ediles populares que firmaron la moción no puede equipararse a su expulsión definitiva.

La sentencia cayó ayer como una bomba en el cuarto concejo de Asturias. Nada más conocerse el fallo de la magistrada, los representantes de todas las fuerzas implicadas se trasladaron a sus sedes regionales para consensuar una estrategia ante una situación que puede dar un vuelco total al escenario político. En paralelo, en la Casa Consistorial, vacía de concejales durante toda la mañana, la noticia del dictamen judicial se extendió como la pólvora.

El alcalde de Siero, el socialista Guillermo Martínez, fue el primero en comparecer ante los medios, poco después del mediodía, para afirmar que respeta la sentencia, pero que no la comparte, y que su partido pensaba recurrir el fallo. En el bando de «Los Trece», en cambio, la noticia fue acogida con gran satisfacción, que les deja franco el camino a la Alcaldía, y que, en palabras de la edil de PVF María Jesús García, resarce a los firmantes de la moción tras «pasar juntos todo este desierto, en el que hemos recibido descalificaciones de todo tipo».

Así las cosas, esta nueva vuelta de tuerca a la política sierense deja aún muchas preguntas en el aire, y una situación política que, si bien a corto plazo puede aportar una cierta estabilidad al Consistorio, podría saltar por los aires tras las elecciones del 25 de marzo.

En este sentido, cualquier resultado que deje a Foro Asturias fuera del Gobierno regional podía pillar a «Los Trece» a contrapié, ya que por un lado podría minar la cohesión dentro del propio grupo, toda vez que los minoritarios PVF y Conceyu siempre explicaron su apoyo a la moción por la condición de los casquistas de partido gobernante en el Principado, y por otro podría dejar al gobierno sierense marginado, tras haberse enfrentado al aparato de los dos grandes partidos.

Pero más allá del ámbito plenamente local, la sentencia deja abiertos otros frentes, principalmente en el seno del PP regional, para el que la «cuestión sierense» es una auténtica patata caliente, con cuatro de sus seis ediles expulsados del partido y gobernando en coalición con Foro Asturias, cuando las dos fuerzas que copan la derecha asturiana se enfrentan a unas elecciones tras cuyo resultado podrían estar condenados a entenderse.

El propio texto de la sentencia también dará que hablar, toda vez que las conclusiones de la magistrada Belén Alicia López dejan en papel mojado el pacto antitransfuguismo como la reforma de la LOREG que debía evitar, precisamente, un caso como el que se ha dado en Siero. De hecho, la sentencia crea un precedente que podría comenzar a aplicarse hoy mismo, cuando se votará una moción de censura en la localidad coruñesa de Cee, cuyo secretario municipal ha estado en contacto con el de Siero toda esta semana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine