06 de septiembre de 2012
06.09.2012

«Para un candasín es un honor ser pregonero en la Alborada»

«"La leyenda de Jay-Troi" está en contra de la tendencia actual de sagas»

06.09.2012 | 02:00
Daniel Menéndez Cuervo, con su libro, ayer en Candás.

Escritor y pregonero de la Alborada 2012

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


El Grupo editorial AJEC ya prepara una segunda edición de «La leyenda de Jay-Troi», su último éxito del género fantástico. Su autor, Daniel Menéndez Cuervo, es candasín de nacimiento. Además, tendrá el honor de ser el pregonero al alba en la mañana del próximo 14 de septiembre. Un prestigio reservado a unos pocos.


-¿Qué supone leer el pregón de la Alborada 2012?


-Supone mucha responsabilidad, pero también mucho honor. Yo iba a la Alborada de más joven, o más bien me quedaba a verla, pero una vez incorporado al mundo laboral aquello se acabó, así que el próximo 14 de septiembre iré a leer el pregón y después a trabajar, claro. A eso no se renuncia de ningún modo.


-Hablando de su novela, ¿cuál es el punto de partida?


-El punto de partida es un cuento de hace 15 años. Por aquel entonces yo acostumbraba a escribir relatos muy cortos, y de uno de ellos surgió «La leyenda de Jay-Troi». Es un héroe medieval, puesto en un situación imposible, ante un dilema difícil de resolver.


-Siguiendo la tendencia imperante de las sagas...


-No. El libro está en contra de la tendencia actual de las continuaciones y las sagas. Empieza y termina. Los personajes podían ser desarrollados aún más, tener más vida más allá de estas páginas, pero la historia no. La historia concluye entre estas páginas. Lo de las sagas me parece exagerado. En ese sentido «La leyenda de Jay-Troi» es una novela autoconclusiva, como se señala ya en algunos libros para advertir al lector y al comprador de que no esperen por un final en próximas entregas.


-Entonces, ¿cuáles son sus fuentes de inspiración?


-La inspiración no llega de las sagas de «El Señor de los anillos» o «Juego de tronos», del que por cierto no leí una línea hasta acabar mi novela. La máxima fuente de inspiración es Robert E. Howard, creador de «Conan el bárbaro» o «Kull». No es otra dragonada, en definitiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook