12 de septiembre de 2012
12.09.2012

Dos víctimas del ataque de un mastín en Albandi denunciarán a sus dueños, también agredidos

El perro, que se encuentra vacunado y sano, deberá permanecer otros 15 días en cuarentena por si sus mordeduras provocasen efectos secundarios

12.09.2012 | 02:00
El mastín, en Albandi.

Albandi,


Braulio FERNÁNDEZ


El mastín que la semana pasada mordió a cuatro personas en la parroquia carreñense de Albandi continúa atado en el lugar de los hechos, por orden policial. A pesar de que la presencia del animal ha generado críticas entre la vecindad, debido a cuestiones sanitarias, el perro debe permanecer en cuarentena, al menos, otros quince días más, según informaron fuentes policiales. La posibilidad de que alguna de las víctimas de sus mordeduras presente algún efecto secundario obliga a mantener al can en el lugar, para poder llevar a cabo, en su caso, un análisis veterinario más profundo.


Las mismas fuentes señalaron ayer que el animal se encuentra custodiado por sus dueños, que también fueron objeto del ataque que la pasada semana causó heridas por mordedura a una pareja de la parroquia. La Policía Local ha pedido a los dueños que, para evitar nuevos ataques, aseguren las cadenas que amarran al perro, a la espera de que concluyan las pesquisas iniciadas tras el ataque con lesiones.


En cualquier caso, y según la Policía, el perro no tiene por qué ser sacrificado. Máxime teniendo en cuenta que el animal tiene toda la documentación en regla, se encuentra al día con las vacunas y está perfectamente sano, según pudo comprobar sobre el terreno un equipo veterinario. Por el momento, el cánido se quedará en la finca del barrio de Caicorrida a la que pertenece, a la espera de ver si prospera la denuncia presentada por dos de sus víctimas, en cuyo caso será un juez quien determine su destino.


Lo que sí parece claro es que la pareja que sufrió en primer lugar el ataque del mastín de 40 kilos de peso va a iniciar acciones legales contra los dueños del animal. Algunos vecinos del barrio de Caicorrida donde se produjo el suceso aseguraron ayer a LA NUEVA ESPAÑA que la familia propietaria del mastín y los agredidos mantienen malas relaciones desde hace años, por lo que no ha extrañado en la parroquia que el asunto pueda acabar en los tribunales.


De las cuatro víctimas del ataque del perro, según el informe de la Policía Local de Carreño, sólo una necesitó asistencia hospitalaria, debido a la profundidad de las heridas causadas por la mordedura del perro. Los otros tres afectados necesitaron, eso sí, asistencia sanitaria en el lugar del suceso, sin que se hiciese necesario su traslado al hospital. Precisamente, fue la dueña del mastín la que sufrió la peor parte, pues requirió una limpieza de sus heridas en el Hospital de Jove.


El suceso tuvo lugar el pasado viernes pocos minutos después de las once de la mañana, cuando una pareja de ancianos pasaba junto a la finca de Caicorrida. El perro, que se encontraba amarrado junto a una cuadra, se alteró con el paso de los vecinos, logró liberarse de sus ataduras y los atacó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído