14 de octubre de 2012
14.10.2012
La Nueva España
Carreño

Subvencionar y fraccionar el pago del IBI, propuestas del PP para 2013

Los populares plantean congelar las tasas y eliminar la creada por apertura de establecimientos

14.10.2012 | 02:00
José Ramón Fernández, portavoz del PP de Carreño. | b. fernández

Candás,


Braulio FERNÁNDEZ


El Partido Popular plantea al gobierno socialista de Carreño, en minoría, importantes cambios en el cobro del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) para el próximo año. Entre las medidas que se negociarán en los próximos días para fijar los impuestos municipales de 2013 figura la inclusión de un sistema que permita a los contribuyentes el pago fraccionado de este impuesto, el más gravoso de todos, que hasta ahora había de satisfacerse en una sola vez. Este abono se distribuiría en dos plazos: el primero, equivalente al 65 por ciento de la cuota líquida del IBI correspondiente al ejercicio anterior, que se haría efectivo en junio, y un segundo para noviembre, con el 35 por ciento restante.


No es ésta la única propuesta para facilitar el abono del IBI a los contribuyentes de Carreño, una vez que el ejecutivo local ha abierto la ronda de negociaciones para buscar apoyos para sacar adelante los impuestos, tasas y precios públicos para el año 2013. Así, el PP también ha propuesto la inclusión del denominado «IBI social», que proporciona «una convocatoria de subvenciones destinada a ayudar a los contribuyentes con menores recursos en el pago del tributo más gravoso del ámbito municipal», según explica el portavoz del PP en Carreño, José Ramón Fernández.


Esta medida ya ha sido adoptada en municipios como Madrid y Guadalajara, y propuesta por el PP en Avilés y Gijón. El año pasado ya se quiso instaurar, y de hecho se contó con el apoyo mayoritario del pleno, aunque finalmente «el PSOE optó por no incluirla en el presupuesto municipal de 2012», precisa Fernández.


Los beneficiarios de la subvención tendrían que acreditar ingresos por debajo del salario mínimo interprofesional para obtener el total de la ayuda, mientras que se prevén otras deducciones entre el 25 y el 75 por ciento en otros casos. Además, y con carácter general, el PP aboga por congelar el IBI para el resto de contribuyentes.


Los populares han puesto sobre la mesa de negociación otra serie de medidas que incluyen la congelación del impuesto sobre vehículos de tracción mecánica, más conocido como la «viñeta», e incluso una bonificación del 50 por ciento para quienes utilicen turismos eléctricos o de combustibles no contaminantes.


Respecto a las tasas, los líneas básicas de la propuesta del PP incluyen la supresión de la tasa por apertura de establecimientos, rechazada el año anterior con el voto de calidad del Alcalde, la sustitución de la adjudicación directa a Cogersa por la licitación del servicio de recogida de basuras para abaratar el precio y reducir la tasa por consumo mínimo trimestral en los recibos del agua.


En cuanto a los precios públicos, según explica Fernández, «lo razonable es partir del índice de precios al consumo, situado en el 3,4 por ciento, aunque en los servicios de prestación no obligatoria podría subir más, siempre con la excepción de la ayuda a domicilio».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas