07 de diciembre de 2012
07.12.2012
Carreño

Roban la caja fuerte de una joyería de Candás tras despistar al propietario

«Me taparon la visión», explica Francisco Jesús Casanovas sobre la forma de actuar de las cinco personas que asaltaron su local

07.12.2012 | 01:00
La joyería de Candás donde se produjo el atraco.

Candás, Mónica G. SALAS

Candás ha sufrido dos robos en menos de una semana. Si en la madrugada del pasado viernes asaltaron el centro polivalente La Baragaña llevándose 500 euros y un ordenador de la Asociación de Vecinos de Candás, ahora se ha producido otro a plena luz del día en una joyería, en el centro de la villa. Los ladrones, tres mujeres y un hombre, entraron el miércoles en el local haciéndose pasar por clientes y llevándose el material de la caja fuerte, sin que el propietario del establecimiento se percatara del robo. Por el momento, se desconoce el alcance del botín, aunque todo apunta a que los cacos se llevaron una sustanciosa cantidad de dinero.

Los hechos ocurrieron en torno a las cinco de la tarde, en una joyería de la calle del Rosal. La maniobra fue la siguiente: una pareja, compuesta por un hombre y una mujer, picaron al timbre. «Yo les abrí la puerta y entraron junto a otras dos mujeres», relata el dueño del local, Francisco Jesús Casasnovas. Los cacos -todos de rasgos sudamericanos- accedieron al establecimiento como si fueran clientes. «Estaba atendiendo a la primera pareja cuando la otra pasó a la trastienda y se hizo con el material que tenía en la caja fuerte», dice Casasnovas. Del resto de la tienda no se llevaron nada, pero «todo lo de valor estaba en la caja», declara.

Al parecer, la pareja actuó con perspicacia. Se colocó de tal manera que «me taparon la visión completamente», dice el responsable de la joyería. Así, «no me enteré de que las otras dos mujeres me estaban robando», añade. Los delincuentes no portaban ningún tipo de arma, o al menos, «yo no la vi», asegura el joyero. Y tampoco provocaron daños materiales en la joyería. Simplemente fue un robo silencioso y rápido. En cuestión de un cuarto de hora los ladrones se hicieron con el botín.

Tras el asalto, agentes de la Policía Local se acercaron hasta el local para investigar sobre lo sucedido. La joyería lleva abierta desde 1997 y es un negocio familiar, dedicada al diseño y fabricación de joyas. Nunca antes había sido objeto de un robo de estas características. El responsable del local es de Candás y lleva más de veintidós años trabajando en la alta joyería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído