La Coordinadora Ecologista de Asturias mostró ayer su disposición a comprobar cómo funciona la recogida de muestras en las playas de Carreño, tal y como ofreció hace dos días la Dirección General de Salud Pública ante las dudas generadas por los excelentes resultados de las analíticas de las aguas de baño, a pesar de que desde hace tres meses se vierten aguas fecales directamente al mar. «El día que nos digan, vamos a ver cómo se toman las muestras», dijo el portavoz de la Coordinadora, Fructuoso Pontigo, que la semana pasada ironizó sobre las propiedades «milagrosas» de las aguas de Carreño, «inmunes a las aguas fecales». «Nadie discute la seriedad del laboratorio que analiza las muestras, lo que nos extraña es la tramitación, desde la toma de muestras a los resultados», añadió, informa B. F.