10 de julio de 2013
10.07.2013

Una voz desde Candás por un Sahara libre

El joven saharaui Aby Athman, que llegó al concejo hace 18 años, pelea cada día por acabar con el exilio que vive su familia

10.07.2013 | 00:00
Aby Athman, junto a un grafiti saharaui en el paseo marítimo de Candás.

Su camiseta lo dice todo. Sobre un fondo blanco, tres colores: el negro, el rojo y el verde, y dos palabras: «Sahara libre». Por esa bandera y ese sueño lleva luchando Aby Athman desde que llegó a Asturias hace ahora 18 años. Su intención, dice, nunca fue la de quedarse en España, pero la vida le regaló esta oportunidad, que ahora aprovecha al máximo. Y es que no hay día en el que este candasín de adopción se levante y no alce la voz para proclamar su causa. La misma por la que pelea, pero en el campo de batalla, su familia, refugiada a 2.600 kilómetros de distancia en los campamentos de Tinduf, en Argelia.


De ese infierno llegó a Candás con tan sólo 10 años gracias al programa «Vacaciones en paz», que acababa de aterrizar en la región. Lo que iba a ser un verano lejos de su familia, cargado de nuevas experiencias, se transformó, primero, en seis largos meses, más tarde, en un año y, finalmente, en una residencia que dura ya 18 años. «Me detectaron problemas de salud y me dijeron que me tenía que quedar en Asturias para curarme. Pero yo no quería; sólo deseaba regresar a mi casa para contarles a mis amigos todo lo que había vivido y por eso siempre me preguntaba: ¿qué hago yo aquí?"», comenta. Hasta que encontró la respuesta: debía clamar por justicia para su pueblo.


Difundir esa lucha, dice, es su mayor ocupación y lo que alimenta su esperanza día tras día. Pero no sirve sólo con promover el programa «Vacaciones en paz», sino que hay que ir más allá. «La solidaridad está muy bien, pero debemos exigir a nuestros representantes políticos que actúen de acuerdo a la legalidad internacional», explica. Porque España tiene mucho que ver en la situación que vive hoy el pueblo saharaui, bajo dominio marroquí prácticamente en su totalidad, con la excepción de los campamentos de refugiados. «España tiene que implicarse en el conflicto, reconocer el estatus diplomático del Frente Polisario y no ceder al chantaje de Marruecos porque es responsable histórico, político y legalmente de lo que está pasando en esa zona del mundo», sostiene Aby Athman.


Este joven saharaui duda que esa mirada hacia la libertad que ansía la mujer de un grafiti ante el que posa en Candás llegue algún día. «Son todo intereses económicos y mientras que esos estén por encima de la voluntad de los ciudadanos, seguiremos igual», asegura.


Pero, con todo, Athman se aferra a la esperanza, a ese sueño que anhelan tanto su familia como él mismo, y que estos días ha llevado a una jaima en la Semana Negra de Gijón. Su participación en este tipo de eventos es, precisamente, la forma que tiene de ayudar a los suyos desde Candás, siempre con la bandera de su pueblo ondeando en su corazón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído