El Valle,

Braulio FERNÁNDEZ

Más de un centenar de perros acudieron ayer a la pista polideportiva de El Valle y Guimarán para exhibirse y competir en una prueba que se retoma en la parroquia tras varios años y que es puntuable para el Campeonato de Asturias de este año.

Ángel Lamar y Julia Bango, del criadero de setter inglés «Los Vitorones», situado en el barrio de La Torre, fueron los promotores de la iniciativa, contando con la colaboración del Ayuntamiento de Carreño. «Sabíamos que contábamos con las instalaciones, así que con organización y el apoyo municipal ha sido posible sacar adelante el concurso», explica Lamar, buen conocedor de las razas que ayer se presentaron en El Valle, entre las que destacaron un ejemplar de terrier sealyham, un crestado chino y la miniatura del doberman, el pincher.

«Los jueces se fijan en la morfología del animal y luego que esté bien cuidado y arreglado, de forma que se acerque lo más posible al estándar de perfección», explica Ángel Lamar.

Además, la de ayer fue una buena ocasión para admirar algunas razas más conocidas, pero igualmente espectaculares, como el ejemplar de terranova, «utilizado tradicionalmente para salvamento marítimo, gracias a unas membranas en sus patas que le permiten nadar y su gran pelaje para las temperaturas extremas», ilustra Lamar.